Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Tipos de ortodoncia invisible

Por definición, se denomina ortodoncia invisible a aquélla en la que se utilizan un tipo de aparatos que no se aprecian con facilidad desde el exterior, haciendo que el tratamiento sea más estético que los aros y brackets de aluminio u otros materiales que cubren la parte anterior de los dientes y que son claramente visibles cuando se sonríe o se habla.

Otra de las ventajas es que este tipo de ortodoncia es en algunos casos removible y se pueden quitar cuando lo requieran determinadas actividades sociales, para comer y para llevar a cabo la higiene bucodental.

Hay dos tipos de ortodoncia invisible:
  

  • Ortodoncia lingual: también se conoce con el nombre de incógnito, aunque es similar que la ortodoncia convencional, salvo por el hecho de que los brackets son menos gruesos y se colocan en la parte posterior de los dientes, de tal manera que no pueden apreciarse desde el exterior. Aunque se puede realizar con materiales estandarizados, lo más frecuente es que los aparatos y los brackets se diseñen a la medida de cada paciente mediante un programa informático en 3D.
      
  • Invisalign: es la última técnica de ortodoncia que ha llegado al mercado y ha supuesto un importante cambio en la planificación y desarrollo de este tipo de tratamientos. Consiste en la fabricación a la medida con materiales plásticos de una férula transparente en cuyo interior se colocan una serie de accesorios para controlar el desplazamiento de los dientes hacia la posición deseada.
      
    Se cambia cada dos semanas (lo puede hacer el propio paciente) atendiendo a las indicaciones de un programa informático en 3D que permite determinar la evolución de la corrección en cada momento. Otra ventaja añadida es que se puede quitar y poner según lo requieran las circunstancias de cada persona.

Ambas técnicas de ortodoncia invisible son igualmente eficaces y se pueden utilizar en cualquier persona, si bien entre ellas cabe señalar algunas diferencias. La más significativa es que invisalign no utiliza ni alambres ni brackets, por lo que se evitan las habituales ulceraciones y las molestias asociadas a este tipo de ortodoncia. Además, se puede quitar para comer y cepillarse los dientes, lo que facilita notablemente el mantenimiento de la higiene bucodental.

También hay que señalar que la ortodoncia lingual, a pesar de que los brackets se diseñan para que sean lo más finos posibles y molesten mínimamente, requiere generalmente un periodo de adaptación que puede oscilar entre los 15 y los 20 días. Este sistema no es removible, pero permite evitar los daños que los aparatos de ortodoncia convencional causan frecuentemente en el esmalte de la parte frontal de los dientes: descalcificación y manchas.

ortodoncia invisible lingual e invisalign

Otra de las diferencias radica en el grado de invisibilidad. Invisalign, al tratarse de una férula en la que se encaja la arcada dental, aún cuando es completamente transparente, puede llegar a apreciarse desde el exterior al incidir la luz sobre ella y producir algún tipo de brillo. Sin embargo, la ortodoncia lingual queda completamente oculta a la vista de otras personas.

Finalmente, la última diferencia es el precio, siendo invisalign la más cara. No obstante la elección de una u otra deberá hacerse después de que el ortodoncista haya informado adecuadamente al paciente de las ventajas e inconvenientes de ambas técnicas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online