Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Retrognatismo

El retrognatismo maxilar o mandibular se puede apreciar con un simple examen fisiológico, al comprobar que la mandíbula ocupa una posición más retraída de lo que se considera normal, es más pequeña (deficiencia del crecimiento de la mandíbula) y el maxilar superior está más adelantado que el inferior, de tal manera que los dientes inferiores y superiores no entran en contacto cuando la boca está cerrada.

Riesgos del retrognatismo

Normalmente es un problema que aparece desde la infancia y es importante un diagnóstico lo más temprano posible, tanto por el hecho de que cabe la posibilidad de que pueda ser corregido con una simple ortodoncia, como por evitar las consecuencias que puede tener para la salud del que lo sufre, entre los que cabe destacar los siguientes:

  • Alteraciones funcionales en la masticación, la deglución y la fonación.
  • Dolor facial.
  • Trastornos de la articulación temporomandibular.
  • Apnea del sueño.
  • Baja autoestima ante su imagen personal

Causas del retrognatismo

En la mayoría de los casos el retrognatismo tiene un origen genético, encontrándose en el entorno familiar otras personas que también lo sufren. Sin embargo, puede haber otras causas como un abuso del chupete durante la infancia o el hábito de chuparse el dedo. Ambos factores pueden inducir un estímulo del crecimiento del maxilar superior y frenar el del inferior. En muy pocos casos esta alteración del equilibrio maxilar puede producirse cuando se respira habitualmente por la boca.

retrognatismo

Tratamiento del retrognatismo

En los casos más leves, especialmente si se diagnostican durante la infancia, la ortodoncia puede corregir la posición del maxilar inferior y los problemas oclusivos (por ejemplo dientes inclinados) que pueda presentar el paciente. Sin embargo, lo más frecuente es que haya que recurrir a un tratamiento que se inicia con la ortodoncia, continúa con una intervención quirúrgica (cirugía ortognática) y finaliza con una nueva ortodoncia.

La ortodoncia prequirúrgica dura entre un año y un año y medio y su objetivo es corregir la inclinación y rotación de los dientes, así como lograr la correcta alineación de ambas arcadas dentales. Cuando se ha logrado este objetivo se procederá con la cirugía ortognática, en la que cortará el hueso maxilar interponiendo una férula previamente diseñada fabricada a partir de todos los estudios radiológicos efectuados al paciente. De este modo, se logra normalizar tanto la posición de la mandíbula como de los dientes inferiores con respecto al maxilar superior.

Finalmente, dos meses después de la cirugía se seguirá un nuevo tratamiento de ortodoncia con el uso de brackets y retenedores  (estos sólo se utilizarán por la noche), de modo que se puedan realizar los últimos ajustes para lograr una buena oclusión y, al mismo tiempo, mantener la posición de los dientes.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online