Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Alteraciones de los huesos maxilares

Las alteraciones de los huesos maxilares (inferior y superior) pueden producirse a cualquier edad. En algunos casos se trata de malformaciones congénitas, es decir, ya están presentes en el momento del nacimiento. En otros se producen durante el desarrollo del niño y los más surgen en la edad adulta de diferentes formas: quistes, traumatismos, problemas metabólicos, tumores, etc.

Alteraciones congénitas

La mayoría de este tipo de alteraciones maxilares se asocian a síndromes como el Down, Pirre Robín, del primer arco branquial, Crouzon, Apert, etc., y pueden originar diferentes problemas que afectan al desarrollo del niño, como trastornos de la masticación y la alimentación, dificultades de lenguaje, maloclusión, pérdida prematura de piezas dentales o alteraciones de la articulación temporomandibular, además de deformidades faciales que pueden ser muy apreciables.

alteraciones huesos maxilares

Entre las posibles malformaciones destacan las siguientes:

  • Micrognatia. Aumento de tamaño de la mandíbula.
  • Prognatismo. El maxilar está más adelantado que la mandíbula.
  • Retrognatismo. La mandíbula está más adelantada que el maxilar.
  • Hipoplasia maxilar. Desarrollo deficiente del maxilar superior.
  • Hipertrofia maxilar. Desarrollo excesivo del maxilar superior.
  • Fisura labioalveolopalatina. No se desarrollan adecuadamente el paladar, los maxilares y las prominencias nasales.
  • Asimetría mandibular o maxilar.

Quistes

En la mayoría de los casos son benignos, aun cuando en algunos casos pueden evolucionar y convertirse en cancerosos. En el 90% de los casos se forman sobre los incisivos superiores. Se forman por la transformación de células epiteliales, que se acumulan y necrosan configurando unas cavidades que luego se llenan de material líquido.

La causa puede ser una caries o una reacción defensiva frente a un proceso inflamatorio persistente. En el segundo caso, recibe el nombre de granuloma. También pueden estas asociados a un retraso del proceso de erupción de las piezas dentales, especialmente de las muelas del juicio inferiores y los colmillos superiores.

Traumatismos

Un golpe directo puede causar la fractura del maxilar superior y/o la mandíbula. Puede afectar también a otros huesos de la cara o el cráneo.

Trastornos metabólicos

Las alteraciones del metabolismo óseo, como la osteoporosis o el hiperparatiroidismo, entre otras patologías, pueden causar el desequilibrio entre la reabsorción y la formación del hueso, afectando a la calidad ósea y ocasionando la fragilidad de los maxilares.

Inflamación ósea

Son procesos que se deben a infecciones mal controladas que se originan en las caries, la enfermedad gingival o heridas que se hayan producido en los maxilares. Su evolución puede causar osteítis y osteomelitis.

Tumores

En la mayoría de los casos se trata de metástasis secundarios a un cáncer que se ha producido en otros órganos, aunque también puede tratarse de tumores primarios.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Te informamos sin compromiso

Consulta la información de privacidad.

Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).

Lunes a viernes de 9 a 21h.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online