Dudas sobre la depresión en niños y jóvenes

En este apartado se incluyen respuestas a preguntas habituales sobre este tema.

Mi hijo tiene depresión. ¿Cómo puedo ayudarle?

Respuesta
Como padre, puede resultar complicado abordar la depresión de un hijo, si bien puede adoptar una serie de medidas que podrían resultar de ayuda. La implicación en el tratamiento resulta muy beneficiosa, tanto para los padres como para los hijos.

Explicación
Es muy frecuente que las personas con depresión se aíslen de los amigos y la familia. Si su hijo se siente decaído, es importante que sea capaz de proporcionarle ayuda y apoyo y que le anime a acudir a un médico.

Debe ser comprensivo y afectuoso con su hijo y no culparle por sentirse decaído. Es importante que le tranquilice diciéndole que le ayudará a mejorar la situación. Puede escuchar los problemas de su hijo y averiguar cuál es la causa de su bajo estado de ánimo. Esto le dará una primera idea de lo que tanto usted como su hijo necesitan hacer o cambiar para luchar contra la depresión.

Es posible que el preocuparse por un hijo con depresión afecte también al estado de ánimo de los padres. Es importante que hablen con otras personas que se encuentran en la misma situación y que intenten compartir la responsabilidad entre todos los miembros de la familia. Si necesita más información sobre la depresión, su médico de cabecera podrá asesorarle. El médico puede recomendarle grupos de apoyo o grupos de autoayuda.


¿Puede mi hijo experimentar una reacción a la fluoxetina?

Respuesta
Si, algunos niños y jóvenes pueden experimentar efectos secundarios no deseados a la medicación antidepresiva.

Explicación
La fluoxetina se utiliza como medicación antidepresiva en niños con depresión mayor.

Algunas personas experimentan problemas digestivos, como náuseas, vómitos, indigestión, dolor de estómago, diarrea y estreñimiento después de tomar fluoxetina. Otros posibles efectos secundarios son la anorexia y la pérdida de peso, la urticaria y el dolor muscular. La fluoxetina también puede producir nerviosismo, ansiedad, mareos y dolor de cabeza. Algunos niños tienen problemas para dormir y, de forma ocasional, presentan sarpullidos después de tomar el medicamento.

En ocasiones excepcionales, los niños presentan una reacción grave denominada anafilaxis o choque anafiláctico. Se trata de una reacción alérgica potencialmente mortal que afecta a todo el cuerpo y provoca inflamación, pérdida del conocimiento, hipotensión y dificultad respiratoria.

Si su hijo comienza a tomar fluoxetina para el tratamiento de la depresión, deberá acudir a revisiones semanales con el médico durante las primeras cuatro semanas. De este modo, el médico puede controlar su salud y se asegura de que no está experimentando ningún efecto secundario no deseado.


Estoy agobiado y deprimido por los exámenes. ¿Qué puedo hacer para relajarme?

Respuesta
Es muy frecuente que las personas se agobien cuando están estudiando para los exámenes. Si temen no saber las respuestas o si no han estudiado lo suficiente, es posible que se sientan agobiadas. También es posible que sientan que van a defraudar a la familia o los amigos. Algunas medidas pueden ayudar a minimizar su nivel de estrés y aliviar tensiones.

Explicación
Si está agobiado por los exámenes y eso le hace sentir abatido, puede tomar algunas medidas para sentirse mejor.

Es importante que organice su carga de trabajo, de modo que sepa cuánto tiene que estudiar. Debe llevar todos los apuntes al día y, si puede, conocer el temario para saber en qué consistirá el examen.

Debe planificar un calendario de estudio para que lograr un equilibrio entre las horas de estudio y otros compromisos. Asegúrese de reservar algo de tiempo libre para quedar con los amigos y dedicarse a actividades que le diviertan. A medida que los exámenes se acerquen, es posible de deba reducir este tiempo.

Si se siente sobrepasado mientras estudia, debe intentar concentrarse en la respiración para relajarse. Cuando sienta que se está agobiando, siga este simple ejercicio de respiración:

  • Siéntese o túmbese en una posición cómoda.
  • Tome consciencia de la respiración.
  • Ponga una mano en la parte superior del pecho y la otra en el estómago.
  • Respire hondo y cuente a velocidad constante.
  • Espire lentamente procurando que la espiración sea un poco más larga que la inspiración.
  • Repita el proceso hasta que se sienta relajado.

Cuando practique esta técnica solamente debería sentir el movimiento de la mano sobre el estómago. Si nota el movimiento en la parte superior del pecho, debe continuar con el ejercicio de respiración.

También debería practicar este sencillo ejercicio de relajación:

  • Siéntese o túmbese en una posición cómoda.
  • Cierre los ojos y concéntrese en respirar lentamente.
  • Sienta cómo se relaja su cuerpo y deje que la silla o el suelo sujeten su peso.
  • Localice las zonas de tensión de su cuerpo.
  • Relaje cada parte de su cuerpo desde la cabeza hasta los pies.
  • Imagine como se libera la tensión de cada zona del cuerpo.

Una vez completado este ejercicio de relajación, debe practicar algunos estiramientos y respirar profundamente. La actividad física, la alimentación sana y la diversión también pueden contribuir a reducir el estrés.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.