Videoconsulta médica

La conocida como videoconsulta médica es uno de los ejemplos más palpables de la confluencia de las ciencias en pro del bienestar.

La videoconsulta médica o telemedicina consiste en la distribución de servicios de salud a distancia, a través del móvil, el ordenador o la tableta. Implica la transmisión segura de datos e información médica a través de texto, sonido, imágenes u otras vías, para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento del paciente.Es de destacar que tanto Holanda como Dinamarca, Reino Unido e Irlanda no consideran uno o ambos tipos de accidentes durante dichos desplazamientos. Por otro lado, los accidentes laborales, ya sean en jornada de trabajo, ya sean "in itinere", se clasifican en leves, graves y mortales.

Porque, ¿quién no ha tenido, alguna vez, que retrasar una cita médica por la imposibilidad de acudir en tiempo y hora? O, directamente, no poder concertar la cita por falta de tiempo para esperar a ser atendido por teléfono. Según los datos extraídos del estudio sobre el Impacto del tiempo en el cuidado de la salud de los españoles elaborado por Sanitas en colaboración con la Sociedad Española para el Estudio de Ansiedad y el Estrés en España (SEAS), hasta un 61 % de los encuestados reconoce que ha sido la falta de tiempo el obstáculo que le ha impedido acudir al médico en alguna ocasión en que lo ha necesitado.

Es una cifra alarmante, entre otras cosas porque de esas ausencias, más de la mitad han sido en casos de enfermedad grave que después se ha prolongado en el tiempo o ha empeorado por no haber acudido a su debido tiempo al médico, con lo que ello supone, no ya en sobrecoste, sino en pérdida de salud que se podría haber evitado.

Las barreras espaciotemporales entre el paciente y el médico son las causantes de la gran mayoría de casos de abandono terapéutico o del empeoramiento evitable de cuadros leves.

video consulta

¿Cómo podría ayudarte la videoconsulta médica?

Pongámonos en un caso hipotético concreto, que seguramente será familiar. Paciente que, tras acudir a un servicio de urgencias un día de mayo por un caso agudo de asma secundaria a su alergia crónica. Tras ser evaluado y puesto el tratamiento inmediato necesario, es dado de alta con la prescripción de seguir su tratamiento habitual y, si no hay novedades, acudir a su médico de familia una semana después para control de la evolución.

Suponiendo que sea un paciente cumplidor, intentará pedir cita con su médico para una semana después. Eso le supone una inversión de tiempo tanto por la llamada como por la planificación mental para encajar esa visita dentro de su ya apretada agenda diaria.

Además, llegado el día y dependiendo de la hora en que tenga su cita, habrá, o no, de faltar al trabajo o, en todo caso, retrasar sus rutinas para incluir ese tiempo de la consulta. Que, con mucha suerte, no supondrá un tiempo extra de espera en la sala de espera. A lo que hay que sumar los tiempos de desplazamiento al centro de salud.

Y todo ello para, muy probablemente, salir de allí con la íntima (e injusta) sensación de haber perdido el tiempo, habérselo hecho perder al médico y, desde luego, haber robado un tiempo que podría haber sido utilizado para atender a un paciente realmente enfermo.  Todo por querer cumplir con lo prescrito y cerrar el episodio con la tranquilidad de la supervisión médica. Porque, en realidad, lo que ha hecho en la consulta (confirmar que no ha vuelto a tener ningún ataque de asma en toda la semana, que su afección crónica sigue igual y que no ha habido cambios reseñables), podría habérselo resuelto la telemedicina, hablando con su doctor por videoconferencia, por teléfono o por e-mail.

Y situaciones así, cada vez más habituales en las que los pacientes se encuentran con la dificultad de planificar en sus agendas el tiempo necesario para acudir al médico, desplazarse, esperar que le toque, recoger resultados de pruebas, o incluso conseguir el tratamiento necesario para un trastorno menor que se puede solventar con una videoconsulta médica.

En Sanitas somos pioneros en la videoconsulta médica

Los servicios de telemedicina por videoconsulta médica son ofrecidos dentro de las coberturas y prestaciones habituales de cada vez mayor número de seguros médicos.

Pero Sanitas, con su seguro Blua y los servicios digitales (como Salud conectada y Sanitas en casa contigo) son los más experimentados y completos, ya que ponen a disposición del paciente y las familias Urgencias 24 horas, médicos generales, consultas odontológicas, pediátricas, dermatológicas y los más de 1300 doctores de todo el cuadro de especialidades sin necesidad de desplazamiento. Además, incorpora nuevos servicios como la cita inmediata, o los servicios a domicilio de farmacia o analítica.

Todo ello a un click, desde el ordenador o desde el móvil. Con apps intuitivas y rápidas, sin por ello desatender la clásica atención telefónica inmediata.

¿Cómo hacer una videoconsulta con la app de Sanitas?

Para realizar una videoconsulta tan solo se habrá de descargar la aplicación en su móvil, solicitar cita con el especialista deseado, y ese día y hora seleccionados se recibirá la videollamada del médico.

Posteriormente, se podrá descargar la receta prescrita, los volantes de análisis o pruebas médicas y el informe médico, así como consultar los resultados obtenidos. También se contará con un chat para la consulta de dudas concretas con el médico.

En este vídeo podrá comprobar la facilidad de uso y grandes posibilidades útiles para el día a día del servicio de videoconsulta del seguro Blua de Sanitas.

Ventajas que ofrecen los avances telemáticos

Estos servicios tan completos inciden directamente en la mejora de la prevención, al atajar los problemas de abandono terapéutico o demora de la atención de casos potencialmente graves, al poner al alcance del paciente además de la resolución de dudas de atención primaria, los servicios de envíos a domicilio de los medicamentos directos desde la farmacia, informes médicos online o analítica a domicilio.

La telemedicina y videoconsulta médica de Blua también son dos elementos clave en la promoción de hábitos saludables (ejercicio físico, nutrición y bienestar emocional) por cuanto incluyen programas de salud por videoconsulta atendidos por nutricionistas y entrenadores personales, psicólogos, especialistas en el área materno-infantil, de cuidado del suelo pélvico o de deshabituación tabáquica, entre otros muchos.

Sin duda un gran producto que, combinado con el sentido común de pacientes y profesionales, es de esperar que marque el futuro de la medicina y aumente los niveles de bienestar y salud de la población española.

 

 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.