Síntomas de la deshidratación

La deshidratación se produce cuando el organismo sufre la pérdida de agua y sales minerales sin que se repongan. Puede estar causada por la combinación del calor y el ejercicio intensos, así como no beber suficientemente agua; pero también por situaciones patológicas que conlleven un exceso de eliminación de líquidos: diarreas, vómitos o micción excesiva.

La sintomatología asociada a la deshidratación  dependerá de su gravedad. Los primeros síntomas se producen cuando se ha perdido un 2% del agua corporal y se concretan en tener sed y sentir malestar, pudiéndose presentar sequedad de piel y pérdida de apetito. En el caso de los deportistas, cuya pérdida de agua es muy superior, se suman a estos síntomas el enrojecimiento de la cara, aumento de la frecuencia cardíaca, pérdida de resistencia física, subida de la temperatura corporal y fatiga.

deshidratación

síntomas de la deshidratación

Cuando una persona está deshidratada, normalmente presenta unos ojos hinchados, tiene la boca seca, el color de la orina se vuelve amarillo muy oscuro, tiene sed, pierde el apetito, su frecuencia cardíaca es más rápida de lo normal y presenta cansancio y falta de elasticidad en la piel. Aunque estos son los síntomas principales, hay muchos más y su aparición dependerá de cada persona y de su nivel de deshidratación.

Los síntomas de la deshidratación pueden incluir dolores de cabeza, similares a los experimentados durante una resaca, un repentino episodio de nieve visual, disminución de la presión sanguínea, vértigo y desvanecimiento al ponerse de pie debido a una hipotensión ortostática. Si no se da tratamiento, pueden aparecer delirios, inconsciencia y, en casos extremos, la muerte.

En el siguiente escalón, el de moderadamente grave, los síntomas se agravan progresivamente: si la pérdida de agua es de un 5% aparece sonmolencia, dolor de cabeza, náuseas y hormigueo en alguna de las extremidades; si es de un 10-15%, se producen espasmos musculares, la piel se seca y se arruga, se enturbia la vista, se empieza a delirar, se reduce de forma considerable el volumen de orina y la micción puede ser incluso dolorosa. Más allá del 15% la deshidratación puede tener consecuencias mortales.

Esta evolución puede producirse en el transcurso de un solo día y la muerte sobrevenir entre los tres y cinco días.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.