¿Es efectivo el cartílago de tiburón?

El cartílago de tiburón es uno de esos productos procedentes de la medicina natural a los que se atribuyen numerosas propiedades terapéuticas que no están respaldadas por estudios clínicos. Tradicionalmente se ha considerado que tiene una acción regeneradora de las articulaciones, pero la experiencia ha demostrado que no es así. Pese a todo, muchas personas lo utilizan como suplemento nutricional frente a la artritis, la psoriasis, la cicatrización de las heridas, la retinopatía diabética o la inflamación intestinal (enteritis), entre otras indicaciones.

Y todo ello sin tener en cuenta que este producto ha demostrado tener efectos adversos, ya que contiene una neurotoxina denominada BMAA, que se asocia a la enfermedad de Alzheimer y a otros trastornos neurológicos, como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA)..

No obstante, en la actualidad los diferentes extractos de cartílago de tiburón (lactato de escualamina) y los que reciben la denominación de AE-941 y U-995) se utilizan también para el tratamiento de algunos tipos de cáncer avanzados que no han respondido a otros tratamientos, aunque su aplicación principal en este contexto es en casos de sarcoma de Kaposi.      

cartílago de tiburón

Pero ¿qué hay de cierto en relación a las propiedades que se atribuyen al cartílago de tiburón? Para contestar a esta pregunta lo mejor es acudir a una base de datos que revisa las propiedades de los medicamentos de origen natural, la Natural Medicines Comprehensive Database.

Y éstas son sus conclusiones:

1) Es probablemente ineficaz para el tratamiento de cánceres avanzados (mama, colon, pulmón, próstata, linfomas y tumores cerebrales) previamente tratados. No hay estudios sobre su utilidad en el tratamiento de tumores menos avanzados.

2) No hay evidencias suficientes:
  

  • Cáncer de riñón: el extracto AE-941 está autorizado por la FDA como medicamento huérfano para este fin y parece incrementar la supervivencia en pacientes con cáncer renal avanzado.
  • Psoriasis: hay investigaciones en curso con este mismo extracto que parecen sugerir que administrado por vía oral contribuye a mejorar el aspecto de las placas de psoriasis y a reducir el picor.
  • Osteoartritis: no hay estudios que demuestren que el cartílago de tiburón traspase la piel. No obstante, se dice que en combinación con sulfato de glucosamina, sulfato de condroitina y alcanfor puede contribuir a reducir los síntomas propios de la artritis, aunque lo más probable es que sea el alcanfor el responsable de estos cambios y no los otros componentes.
  • Complicaciones oculares de la diabetes: se necesitan más pruebas para realizar una evaluación.
  • Cicatrización de heridas: se necesitan más pruebas para realizar una evaluación.
  • Otras patologías: se necesitan más pruebas para realizar una evaluación.

Por tanto, esta base de datos concluye que no hay estudios que demuestren ningún grado de eficacia en relación a las propiedades terapéuticas que se atribuyen al cartílago de tiburón. Además, no está exento de efectos adversos: náuseas, mareos, vómitos, estreñimiento, malestar estomacal, hipotensión arterial, mareos, elevación de los niveles de calcio en sangre o cansancio. También mal sabor de boca.

   
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.