Ecografía mamaria

La ecografía es una técnica que usa los ultrasonidos para la formación de una imagen de la parte del organismo a estudio. No utiliza rayos X. Esta exploración no duplica la información obtenida en una mamografía sino que es una evaluación complementaria.

Es útil para distinguir estructuras líquidas de sólidas y por lo tanto a menudo se usa como recurso para detectar quistes (estructuras pequeñas rellenas de líquido) dentro de la mama.

La ecografía mamaria no necesita preparación previa.

Durante el examen, la mujer descansa en una camilla. Se le coloca una cantidad de gel en la mama, para poder ser examinada. Con un transductor, el radiólogo examina la mama. De este estudio se obtienen varias imágenes.

El examen dura aproximadamente media hora.
Indicaciones
Con la ecografía mamaria se pueden diferenciar los tumores formados por líquido (quistes) de las masas sólidas. Esta diferenciación es muy importante pues los quistes suelen ser benignos y no suelen necesitar un tratamiento si no hay otros síntomas, mientras que las masas sólidas precisan de una biopsia.

En muchas ocasiones, se realiza después de una mamografía para evaluar mejor zonas de la mama cuyas imágenes radiológicas es dudosa o no se puede analizar bien.

Además, en mujeres jóvenes con mamas densas es posible que el radiólogo prefiera hacer una ecografía en lugar de una mamografía ya que esta prueba presenta más sensibilidad en estos casos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.