Consejos para reducir el estrés

Antes de definir algunas recomendaciones que ayuden a combatir el estrés es importante saber que también se pueden desarrollar una serie de estrategias para prevenirlo:
   

  • Identificar las situaciones que resultan estresantes y evitarlas.
  • Ser conscientes de las propias limitaciones y no asumir responsabilidades que no se está seguro de poder cumplir.
  • Establecer un criterio de prioridades a la hora de afrontar las obligaciones y los retos que le esperan a uno.
  • Si se decide realizar cambios importantes  en el estilo de vida, como cambiar de trabajo o de casa, deberán planificarse con detalle y con antelación suficiente.
  • Mantener una actitud positiva ante la vida.
  • Desarrollar una comunicación fluida con los demás y compartir ideas, inquietudes, deseos, proyectos, etc.
  • Dormir el tiempo necesario para descansar. Ni más, ni menos (entre seis y ocho horas diarias.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Seguir una dieta equilibrada.
        

Combatir el estrés

A la hora de afrontar el estrés, el consejo más importante que se puede ofrecer es el de saber parar para relajarse, reflexionar sobre las causas de esa situación de estrés y serenarse para tomar decisiones o cambiar actitudes que permitan reducir el impacto del estrés.

En definitiva, se trata de aprender a crear una especie de burbuja en la que alejarse por unos momentos de la actividad o la situación que produce el estado de estrés.  Y hay muchas maneras de poder hacerlo:
   

  • Disfrutar de las cosas y los momentos buenos que ofrece la vida: salir con los amigos, dar un paseo, un viaje de fin de semana, ir al cine o al teatro… Son muchas las actividades que permiten romper con la situación de estrés y, por tanto, alejarse de él.
  • Hacer ejercicio físico: la actividad física ayuda a liberar la tensión y a quemar la energía generada por el aumento de adrenalina, noradrenalina y cortisol que se genera con el estrés. Al finalizar, se obtendrá un estado de relajamiento que alejará las preocupaciones.
  • Evitar las bebidas excitantes: elevan la tensión nerviosa y por tanto el estrés.
consejos para reducir el estrés
  • Comer saludablemente: las comidas ligeras y sanas favorecen la reducción del estrés. Hay que comer sin prisas, masticando lentamente y evitando comidas copiosas, de difícil digestión y especiadas.
  • Un baño caliente: permite relajarse y ayuda a eliminar la tensión muscular.
  • Evitar aislarse: cuando se está sólo se tiende a seguir analizando los detalles de la situación que produce el estrés, lo que no hace sino aumentarlo.
  • Cambiar las rutinas: en momentos de estrés lo mejor es cambiar las rutinas habituales y ayudan a desconectar, como se dice coloquialmente.
  • Delegar: esto es importante especialmente cuando las situaciones de estrés se producen en el ámbito de trabajo. Hay que aprender a trabajar en equipo y a delegar en otros compañeros. No se puede controlar absolutamente todo o asumir sólo toda la carga de trabajo. Una buena organización es también indispensable.
  • Reir: la risa es una excelente terapia frente al estrés.
  • Establecer prioridades: hay que aprender a priorizar, relegando al último lugar aquellas cosas que estresan,  toda vez que se han identificado como “tóxicas”.
  • Descansar suficientemente: el sueño siempre es reparador cuando una persona se enfrenta a una situación de estrés, por lo que es necesario mantener una adecuada higiene del sueño, cenando una hora antes de irse a dormir, manteniendo las condiciones de oscuridad y temperatura adecuadas en la habitación y no realizando ninguna otra actividad en la cama, como leer o ver la televisión.

    

Se podría seguir enumerando actitudes, actividades o medidas que ayuden a afrontar y reducir el estrés. Pueden ser innumerables. Lo más importante, en todo caso, es no permitir que sea el estrés el que marque la pauta en la propia vida

    

  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados