Recomendaciones a seguir para un tratamiento de depilación láser

Las personas que deciden someterse a un tratamiento de depilación láser deben, ante todo, informarse adecuadamente de en qué consiste este sistema de depilación y ser conscientes de que debe realizarse en un centro que cuente con todas las garantías en cuanto al tipo de aparatos de que dispone y que el personal que los maneje haya sido debidamente instruido y cuente con la cualificación profesional necesaria.

Lo primero que hay que saber es que la efectividad de la depilación láser será tanto mayor cuanto más oscuro y grueso sea el vello que se desea eliminar, por lo que este tratamiento no aportará buenos resultados cuando el vello es muy fino y claro. El láser no puede eliminar las canas. También el color de la piel es importante, ya que algunos láseres no pueden utilizarse en un fototipo superior a IV y otros más allá del VI. Ello supone que en algunos casos la piel bronceada puede ser un obstáculo para este tipo de depilación, dependiendo del tipo de láser que se utilice.

Conocer bien las propias características de la piel y el vello será fundamental a la hora de elegir el centro en el que se realizará la depilación, ya que éste deberá disponer del tipo de láser más adecuado para el propio color de piel y el color y grosor del pelo.

Los centros que disponen de diferentes tipos de láser y de la tecnología más moderna son los más indicados. Los últimos láseres que se han incorporado al mercado tienen, entre otras, la ventaja de reducir e incluso eliminar el dolor que producen las más antiguas. Solicitar información en varios centros e incluso que en alguno de ellos se le realice una prueba antes de decidir nada es una recomendación más que justificada.        

recomendaciones ante tratamiento depilación láser

    
  

depilación láser

  • No depilarse al menos durante las seis semanas previas al tratamiento.
  • Ir relajado, evitando el consumo de alimentos, bebidas y otras sustancias excitantes durante las 24 horas anteriores a la cita.
  • Hay que ir mentalizado a que, en función del tipo de láser utilizado, en cada pulso de luz se va a sentir un dolor similar al que produce el impacto de un elástico sobre la piel. Pese a ello no hay que aguantarse. Si duele hay que decírselo al profesional que realiza el tratamiento para que ajuste en lo posible la intensidad del láser. También cabe la posibilidad de aplicar una crema anestésica en la zona de la que se va a eliminar el vello.
  • El vello no se pierde en la sesión, sino que se pierde gradualmente a partir de las 24 horas después y durante un periodo de una a tres semanas.
  • Al finalizar la sesión de depilación, también en función del tipo de láser utilizado, puede ser normal que la zona tratada esté enrojecida, especialmente si se trata de zonas muy sensibles, como las inglés, las axilas o la parte interior de los brazos y los muslos.
  • Si la cantidad de vello que se quiere eliminar es importante, probablemente sean necesarias varias sesiones de depilación láser, que deben espaciarse entre cuatro y seis semanas una de otra, dependiendo de la parte del cuerpo que se haya tratado.


  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.