¿En qué consiste la cirugía lasik?

 

La cirugía lasik es una técnica quirúrgica en la que se utiliza un láser (lasik) fundamentalmente para la corrección de la miopía, aunque también se puede aplicar en casos de hipermetropía y astigmatismo.

Estos trastornos de la visión se producen por una alteración de la relación entre la curvatura de la córnea y la longitud del ojo, de modo que los rayos de luz no se refractan de la forma adecuada produciendo una visión borrosa, denominada error de refracción. Con la cirugía lasik lo que se hace es modificar la forma de la córnea con el fin de que los rayos de luz se enfoquen con normalidad sobre la retina y, como consecuencia, las imágenes puedan verse con nitidez.

El procedimiento quirúrgico se realiza en apenas unos 10-15 minutos y se lleva a cabo con anestesia local de la superficie del ojo. Se puede realizar en los dos ojos en una sesión única. No se necesita la aplicación de suturas. 

cirugía lasik

Requisitos para someterse a la cirugía lasik

  • Ser mayor de 18-21 años, ya que hasta esta edad la pérdida de visión puede evolucionar. Sólo en casos excepcionales se debe aplicar en niños esta técnica quirúrgica (ambliopía).
  • No estar embarazada o en periodo de lactancia, pues son circunstancias que pueden modificar las dimensiones del ojo.
  • El trastorno de la visión debe estar estabilizado.
  • No debe existir ninguna patología ocular en el momento de la intervención.
  • No estar tomando determinados medicamentos.
  • No es aconsejable ante la existencia de ciertas enfermedades: diabetes, lupus eritematoso, etc.
      

Posibles efectos secundarios de la cirugía lasik

  • Que no se pueda restituir la calidad de la visión en su totalidad.
  • Ojos secos.
  • Sensibilidad a la luz (puede resultar difícil conducir de noche por el deslumbramiento que producen los faros de otros coches).
  • Aparición de enrojecimiento en alguna zona de la parte blanca del ojo, pero que suelen ser transitorias.
  • Reducción de la sensibilidad al contraste.
  • Irritación ocular.
  • Infecciones.
  • Problemas de cicatrización que impidan el uso de lentes de contacto.
  • Necesidad de una nueva cirugía (muy infercuente).
  • Pérdida de visión parcial o total (muy raro).
      

En la mayoría de las personas la visión se estabilizará en unos días después de la cirugía lasik, aunque pueden darse casos en los que se necesite más tiempo. La mayoría de las personas mantienen los resultados obtenidos (mejora de la visión sin necesidad de utilizar gafas o lentes correctoras) a lo largo del tiempo.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.