Alimentos que ayudan al bronceado

Sabido es que determinados nutrientes, de los que el betacaroteno es probablemente el más conocido, no sólo favorecen el bronceado, sino que en algunos casos ayudan a proteger la piel de la radiación solar y en otros a prolongar el moreno adquirido. Muchos cosméticos y filtros solares contienen de hecho, vitaminas, ácidos grasos, antioxidantes y otros micronutrientes que, sin embargo, el organismo puede adquirir por medio de la alimentación.

De ahí que un buen plan de alimentación iniciado semanas antes de la cita con el sol, ayudará a estimular la producción de melanina, proteger el colágeno y eliminar los radicales libres. Todo ello permitirá un buen bronceado, por supuesto siempre utilizando filtros solares, y ayudará a mantener la salud de la piel, previniendo su envejecimiento a causa de una exposición excesiva al sol.

Los mejores alimentos

Para preparar la piel para la exposición al sol hay que incluir en la dieta los siguientes tipos de nutrientes:

  • Vitamina B: es fundamental para mantener la elasticidad de la piel, protegiendo el colágeno. Se encuentra en la pasta y en general en los cereales integrales y todos sus derivados.
  • Antioxidantes: en este grupo se incluyen la vitamina C, el zinc y la luteína. Están presentes en muchos alimentos, especialmente en las frutas y verduras de color rojo (moras, frambuesas, arándanos, tomates, berenjenas, etc.), además de las zanahorias, el aguacate, col, brécol, cítricos (naranja, pomelo, mandarina, lima y limón), espinacas y cebollas. Además, una copa de vino tinto al día es incluso saludable para el corazón, pero también para evitar la acción de los radicales libres, pues tiene un alto contenido en antioxidantes y además de un modo muy concentrado.
  • Betacaroteno: es una provitamina que el hígado transforma en vitamina A. En realidad tiene una acción antioxidante y permite eliminar los radicales libres que el organismo genera como respuesta a agresiones externas, como el exceso de sol, el tabaco, etc. Pero el betacaroteno también aumenta la producción de melatonina, lo que favorece y acelera el bronceado. La zanahoria es el alimento con mayor concentración de esta provitamina, pero puede decirse que las frutas y verduras de colores más llamativos la contienen en mayor o menor medida: calabaza, tomate, ciruelas, albaricoques, melocotones, judías verdes, cítricos, Sandía, etc. 
acetona marcador riesgo

Todos estos alimentos preparan la piel para tomar el sol, pero, llegando el momento, también es necesario protegerla de los efectos nocivos de la exposición a la radiación ultravioleta. Para ello cabe añadir insistir en algunos de los alimentos antes mencionados y añadir algún otro:
  

  • Agua: es fundamental durante el verano y más cuando se pasa tiempo bajo el sol. Es esencial para evitar la deshidratación del organismo y, en el caso que nos ocupa, para mantener la piel hidratada. Hay que tener siempre a mano una botella de agua y beber con frecuencia, siempre a pequeños sorbos, incluso si no se tiene sed.
  • Vitamina C: además de ser un antioxidante, protege al colágeno y la elastina -dos sustancias fundamentales para mantener la elasticidad ce la piel- de la acción de la radiación solar. Todos los cítricos, las frutas rojas, los kiwis, la papaya y verduras como las coles y las espinacas son muy ricos en este nutriente.
  • Vitamina E: también tiene una acción antioxidante ya que facilita el bloqueo de los radicales libres. Se encuentra en los cereales, frutos secos y legumbres.
  • Ácidos grasos: favorecen el hecho de que el bronceado dure más. Se encuentran habitualmente en los aceites vegetales -especialmente el de oliva-, el pescado azul (sardina, boquerón, corvina, caballa, etc.) y en los frutos secos.
      

Todos estos alimentos permiten un buen bronceado e incluso alargar considerablemente su permanencia, pero ello no es óbice para que se mantengan las precauciones necesarias para prevenir un posible cáncer de piel: utilizar filtros solares adecuados, evitar las horas de mayor insolación (12:00 a 17:00) y no prolongar las sesiones de bronceado más allá de los 30 minutos recomendados por los especialistas. 

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.