Cáncer de próstata


La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto. Esta glándula tiene como función producir un líquido para el semen. Cuando los tejidos que rodean esta glándula son invadidos por células cancerosas, se produce un cáncer de próstata

Factores de riesgo y síntomas del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el tumor que se presenta con mayor frecuencia entre los hombres, en España, y el segundo con mayor incidencia a nivel europeo. El riesgo de padecer cáncer de próstata aumenta a medida que el hombre envejece, es raro que se manifieste en hombres menores de 40 años, con la edad aumenta su incidencia. Los principales factores de riesgo para padecer este tipo de tumor son: la edad, antecedentes familiares y ser afroamericano.

El diagnóstico precoz es determinante para el buen pronóstico de esta enfermedad, por ello es importante que a partir de los 50 años se realice la prueba del antígeno prostático específico (PSA).

El cáncer de próstata no causa síntomas en su etapa inicial. Los primeros síntomas se empiezan a notar cuando se encuentra en un estadio avanzado:

  • Urgencia miccional, dificultad para miccionar y necesidad de orinar con frecuencia.
  • Dolor o escozor durante la micción.
  • Sensación de vaciamiento incompleto y goteo postmiccional.
  • Dificultad para tener o mantener una erección.
  • Presencia de sangre en la orina.
  • Dolor en columna, caderas u otros huesos.
  • Debilidad o entumecimiento de las piernas.
  • Pérdida de control de esfínteres.
     

Muchos de estos síntomas son similares a los que produce la hiperplasia benigna de próstata (HBP), enfermedad que también se relaciona con hombres de edad avanzada y que no suele tener un pronóstico grave.

cáncer de próstata

Diagnóstico y tratamiento del cáncer de próstata

De manera habitual, el hombre, que tiene alguno de los factores de riesgo debería acudir a la revisión del urólogo para descartar la posible presencia del tumor. Es una enfermedad que evoluciona de manera lenta y apenas presenta síntomas hasta encontrarse en un estadio avanzado.

Las pruebas que se realizan para determinar la existencia o no del cáncer son: tracto rectal para detectar cualquier protuberancia que haya en la superficie y test de PSA. Si estas pruebas indican una posibilidad, entonces se realizará una biopsia del tejido prostático para examinarlo.

Se recomienda realizarse un análisis de sangre periódico a partir de los 50 años para medir el PSA: cada dos años cuando el PSA sea inferior a 2,5 y anualmente si supera esta cifra. No obstante, hay que tener en cuenta que el PSA se puede ver alterado por algunas circunstancias.

Cuando el cáncer de próstata se ha diagnosticado, primeramente, se determina su gravedad, clasificándolo mediante puntuación numérica, entre el 2 y el 10. Cuando mayor sea el número más grave y agresivo es el cáncer.

Todos los tratamientos existentes para curar el cáncer de próstata tienen efectos secundarios y secuelas. La elección dependerá de muchos factores. Si el cáncer no se ha propagado fuera de la glándula prostática la cirugía por vía uretral suele ser el tratamiento más eficaz o la radioterapia. Aunque en ocasiones se opta por aplazarla y mantener una vigilancia activa, ya que este tipo de cáncer se desarrolla muy lentamente.

Otra de las opciones de tratamiento es la quimioterapia cuando el cáncer se ha diseminado en otras partes del cuerpo. Si este se reactiva, después del tratamiento por cirugía o radioterapia, se suele aplicar un tratamiento hormonal, además, se puede combinar con otros tratamientos como la quimioterapia.

Pronóstico del cáncer de próstata

El pronostico dependerá de diversos factores como el estado avanzado de la enfermedad cuando esta se ha diagnosticado y si existe metástasis. Si el cáncer no se ha diseminado las terapias actuales mejoran mucho la supervivencia.

Sin embargo, en la última década, la supervivencia ha mejorado bastante y se espera que siga en aumento. En España el índice de supervivencia es alto, mejorando la media europea.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.