Tendinitis de pata de ganso

La denominada pata de ganso, a la que también se conoce con el nombre de pes anserinus, está constituida por la confluencia de los tendones de tres músculos:
   

  • Semitendinoso, que es un  músculo flexor de rodilla y extensor de cadera.
  • Recto interno, que recorre la cara interna del muslo desde la cadera a la rodilla y su movimiento afecta a  ambas articulaciones.
  • Sartorio, que se extiende desde  la parte exterior del hueso ilíaco hasta la interior de la tibia en la pierna y permite flexionar la rodilla y separar y rotar la cadera hacia el exterior.
      

La tendinitis de pata de ganso se produce por la inflamación de los tendones de estos tres músculos y suele ser más frecuente en mujeres con sobrepeso y con artrosis de rodilla. Parece que esto es así por tener las caderas más anchas, lo que lleva a aumentar la presión sobre el lugar de inserción de la pata de ganso. Los diabéticos también son propensos a sufrir este tipo de lesión.

No obstante, la tendinitis de pes arsenius se produce principalmente en corredores de larga distancia, como consecuencia de un traumatismo, tener los pies planos, presentar una prominencia ósea en la zona media de la rodilla que irrita los tendones por rozamiento, la retracción de los músuculos posteriores del muslo o porque la rodilla se encuentra desviada de su eje (genu valgo)

El dolor es el principal síntoma de este tipo de tendinitis, que puede asociarse a la aparición de un edema y rigidez durante tras despertarse, que puede llegar a durar hasta una hora. El dolor se manifiesta al levantarse de una silla o de la cama o al salir del coche, por citar alguna situación concreta.  

Tratamiento de la tendinitis de pata de ganso

El tratamiento inicial tiene como objetivo calmar el dolor y reducir la inflamación, para lo que se utilizan antiinflamatorios y aplicaciones locales de frío en sesiones de 15 minutos tres o cuatro veces al día. Además, conviene mantener la articulación en reposo y por las noches colocar una almohada entre las piernas para evitar que la sana presione o golpee a la lesionada. Si la persona que sufre la tendinitis de pata de ganso es obesa, será necesario que adelgace; del mismo modo que los diabéticos deberán mantener controladas las cifras de glucosa en sangre.

La otra parte del tratamiento es la rehabilitación para evitar la atrofia del cuádriceps y los abductores. En la fisioterapia, además de los ejercicios correspondientes se puede utilizar la electroestimulación (TENS) y los ultrasonidos

La cirugía está indicada sólo está indicada si falla el anterior tratamiento.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.