Todo lo necesario para tener un buen botiquín de viaje

Llegan las vacaciones y hay que estar preparados para cualquier problema médico que pueda surgir. Por tanto, ya sea porque nos metemos en carretera para llegar a nuestro destino vacacional, porque nos vamos de viaje al extranjero, o porque decidimos abandonar "el mundanal ruido" y entregarnos a la paz rural, es conveniente preparar cuidadosamente y llevar con nosotros un botiquín de viaje.

Botiquin de viaje

En caso de sufrir un leve trastorno físico o algún accidente que no revista gravedad, no tener a mano un botiquín con lo preciso, puede hacer que un agradable día de vacaciones se convierta en un mal trago. Previamente a la preparación del botiquín, deberás hacerte una serie de preguntas que te dirán qué debes incluir y en qué cantidad:

  • ¿Viajas solo o en grupo, y en este caso, cuántas personas lo componen?
  • ¿Viajarán niños o ancianos en el grupo? Estas personas pueden requerir una atención sanitaria especial.
  • ¿Cuál es el destino y la duración del viaje?
  • Qué actividades harás, ¿esquiar, montar en bici, excursiones a pie?
  • ¿A qué distancia te encontrarás de un centro médico o una farmacia? Las respuestas que des a estas preguntas determinarán qué medicamentos debes llevar en el botiquín.

De todas formas, estos son los componentes básicos del botiquín de viaje que te permitirán realizar una cura rápida:

  • Gasas Estériles.
  • Algodón hidrófilo.
  • Vendas de fijación elástica, tiritas, esparadrapo.
  • Tijeras de punta redonda y pinzas.
  • Agua oxigenada y alcohol 96º.
  • Toallitas antisépticas.
  • Guantes de cura estériles.
  • Antiséptico.
  • Termómetro clínico homologado.

"Además de tu botiquín de viaje, debes llevar la tarjeta sanitaria individual y el documento de desplazados por si fuera necesario recibir asistencia médica en el lugar de vacaciones".


Prevenir para curar

A continuación, te aconsejamos sobre lo que debe contener un buen botiquín de viaje, según las principales dolencias o afecciones del viajero.

  • Quemaduras solares. Prevención y tratamiento de quemaduras solares leves.
    Productos de protección solar (cremas, leches y lápices labiales) y productos para después de la exposición al sol (hidratante y protector del envejecimiento cutáneo).
  • Dolores y traumatismos leves. Trastornos dolorosos de intensidad moderada.
    Ácido acetilsalicílico o aspirina (es un medicamento "tres en uno": analgésico, antiinflamatorio y antipirético), ibuprofeno (analgésico y antinflamatorio), paracetamol (analgésico para personas con intolerancia al ácido acetil salicílico, y el único indicado como analgésico y antipirético para las embarazadas).
  • Para contusiones, torceduras de articulaciones y golpes se pueden aplicar antiinflamatorios en gel, spray, pomada o aerosol.
  • Afecciones cutáneas
    Picaduras de insectos, irritaciones cutáneas, quemaduras leves, reacciones alérgicas. Repelentes de insectos (barra, leche, aerosol o loción), corticoides (pomada) y antihistamínicos.
  • Trastornos digestivos. Diarreas
    Antidiarreícos (en comprimidos o sobres -uso infantil-) y suero oral (soluciones glucosalinas para la rehidratación).
  • Mareos y naúseas. También es importante tener en cuenta que si vamos a hacer un viaje en coche debemos haber previsto la posibilidad de que alguno de los ocupantes padezca mareo o nauseas, sobre todo, si en el grupo se incluyen niños.Para su prevención y tratamiento existen comprimidos, chicles y supositorios, tanto para adultos como para niños. Es importante prever los efectos secundarios de estos fármacos pues suelen provocar somnolencia, por lo que se recomienda evitar la responsabilidad de la conducción o la ingesta de las variantes de estos medicamentos que incluyen cafeína.

No olvidar

Por último, dos puntos muy importantes. Recuerda la medicación de uso diario, como la píldora anticonceptiva, las inyecciones de insulina (acuérdate también de llevar una nota de tu médico en la que se explique la necesidad de adquirir jeringas y agujas), el inhalador para el asma, unas gafas de repuesto y los líquidos para limpiar las lentes de contacto.

Si precisas una medicación específica, recuerda llevar consigo el nombre genérico, ya que el nombre concreto de la marca que utilizas puede no existir en otros países.

Otros consejos

Cabe destacar también que el botiquín ha de estar siempre en un lugar fresco y seco, es decir, preservado del calor, la luz y la humedad. Obviamente hay que tenerlo fuera del alcance de los niños.

Por otra parte, los medicamentos han de conservarse en sus envases originales, lo que facilitará su identificación, la localización del prospecto así como la consulta de la fecha de caducidad. Es recomendable deshacerse de los medicamentos que estén a punto de caducar y reponerlos.

Es muy conveniente además llevar la tarjeta sanitaria individual y el documento de desplazados por si fuera necesario recibir asistencia médica en el lugar de vacaciones.


Redactado por el Dr. Ignacio Ferrando, Director de Programas Médicos de Sanitas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados