Donación de sangre de cordón umbilical

La sangre de cordón umbilical es una fuente de células madre (progenitores hematopoyéticos) muy prometedora. Aún cuando la investigación sobre sus utilidades clínicas ha comenzado no hace mucho tiempo, sí se sabe que contiene una cantidad suficiente de células madre como para poder realizar trasplantes en niños, adolescentes y adultos de bajo peso.

Además, las células madre procedentes de la sangre de cordón umbilical exigen un menor grado de compatibilidad entre donante y receptor que las procedentes de la médula ósea para que el trasplante sea posible.

Por último, tiene la ventaja de que las muestras de sangre de cordón umbilical pueden estar disponibles de forma casi inmediata. Todo ello hace que cada vez sean más los pacientes que se pueden beneficiar del trasplante de células madre procedentes de la sangre del cordón umbilical, como es el caso de pacientes con leucemia aguda o enfermedades congénitas que afectan a la médula ósea, y, por tanto, a la producción de sangre en el organismo.

Donantes de sangre de cordón umbilical

Cualquier mujer embarazada puede donar la sangre de cordón umbilical. Esta se extrae directamente del cordón umbilical una vez que ha sido cortado, por lo que no reviste ningún riesgo para el bebé. Para ello debe dirigirse a uno de los bancos de sangre de cordón umbilical públicos, donde recibirá la información necesaria sobre el proceso y firmará el documento de consentimiento informado. Tras la extracción, la sangre obtenida es debidamente procesada y posteriormente congelada para su conservación en el biobanco.
   

sangre de cordón umbilical

Los datos relativos a cada una de las muestras de sangre de cordón umbilical almacenadas en España se incorporan a la base de datos del Registro de Donantes de Médula Ósea (REDMO), a la espera de que un paciente compatible necesite ser sometido a un trasplante de progenitores hematopoyéticos.

sangre de cordón umbilical

  • Que no haya antecedentes de familiares de enfermedades potencialmente transmisibles.
  • Descartar, mediante un análisis de sangre efectuado a la madre, la presencia de enfermedades infecciosas.
  • Comprobar que el bebé no ha sufrido ninguna enfermedad importante durante los primeros meses de vida.
  • Cumplimentar y firmar el consentimiento informado tras haber recibido toda la información deseada.
      

La sangre de cordón umbilical donada podrá ser utilizada para cualquier enfermo que la necesite, de acuerdo con las indicaciones médicas y el grado de compatibilidad y adecuación a los requerimientos celulares. La donación será altruista y anónima. En el caso de que no cumpla con los requisitos necesarios para ser utilizada con fines terapéuticos, entonces la muestra donada podrá ser destinada a la investigación.

Actualmente no todos los hospitales públicos efectúan la recogida de unidades de sangre de cordón umbilical, aunque cada vez son más los que cuentan con la autorización para hacerlo. En la página web de la Fundación Josep Carreras (www.fcarreras.org) se pueden consultar los datos de contacto de todas las maternidades autorizadas.

El proceso de recogida, y las posteriores analíticas que deben realizarse, así como el proceso de congelación y su mantenimiento, son sufragados por completo por el Sistema Nacional de Salud. La única condición que la sanidad pública pone es que la unidad de cordón debe de estar a disposición de cualquier paciente que la pudiera necesitar.

No sucede lo mismo con los bancos privados, en los que se ha de pagar la extracción y una cuota anual por la conservación de la muestra. Estos bancos promueven la recogida la sangre de cordón umbilical para que pueda ser utilizado en el caso de que algún miembro de la familia o el propio bebé del que se ha extraído pueda necesitarlo en el futuro.

La probabilidad de que ello ocurra es inferior a 1 entre 20.000 y, aún cuando se dé tal circunstancia, siempre podrá disponer de algunos de los más de 15 millones de donantes de médula ósea voluntarios y de las más de 450.000 unidades de cordón disponibles a través de los registros internacionales.

Además, la legislación española establece que Banco de Cordón privado con sede en España debe ceder la información sobre los cordones umbilicales que tiene almacenados y, en caso de que un paciente español o extranjero necesite una unidad, deberá cederla de manera completamente gratuita.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.