¿Qué es una angiografía?

Una angiografía (también llamada cateterismo cardiaco) es una prueba realizada para diagnosticar algunas enfermedades del corazón.

El médico que lleve a cabo el procedimiento le comentará los cuidados que debe seguir. Pueden diferir de los aquí descritos, ya que estará encaminados a satisfacer sus necesidades personales.

Angiografía

Una angiografía, o cateterismo cardiaco,  es un procedimiento que ayuda a diagnosticar una enfermedad del corazón. Se trata de colocar un tubo largo, delgado y flexible, llamado catéter, en una vena de la ingle o de la muñeca. Este tubo va hasta el corazón y se inyecta un contraste especial a través del catéter para que se pueda ver con más nitidez la imagen del corazón mediante rayos X.

Mediante una angiografía se puede averiguar si los vasos sanguíneos del corazón se han estrechado o bloqueado y, en caso de ser así, dónde y hasta qué punto están afectados. A su vez, puede comprobar cómo bombea la sangre el corazón.

Este procedimiento puede realizarse en adultos, niños e incluso bebés recién nacidos.

Si está embarazada, se le aconsejará que no se realice una angiografía, ya que la radiación es un riesgo para el desarrollo de su bebé. Si está en estado o piensa que puede estarlo, comuníqueselo a su médico antes de la cita. Éste le ofrecerá alternativas al procedimiento.

Diagnóstico

Síntomas como falta de oxígeno, dolor en el pecho, mareos, desmayos y palpitaciones pueden indicar que tiene un problema en el corazón. Las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos normalmente son diagnosticadas y tratados por un médico especialista conocido con el nombre de cardiólogo.
Preparación

Su médico le explicará cómo debe prepararse para la intervención. Por ejemplo, se le pedirá que deje de tomar medicamentos anticoagulantes, como warfarina, dos días antes de someterse a la angiografía. También será necesario rasurar la zona de la ingle.

Le pedirán que no coma ni beba nada unas horas antes de realizarse la prueba.

Generalmente, la angiografía se realiza en un día bajo anestesia local. Esto bloquea por completo la zona donde entra el catéter a través del vaso sanguíneo (en la ingle o en la muñeca) y estará despierto durante todo el procedimiento. Le darán un sedante para aliviar la ansiedad y ayudarle a relajarse.

El médico le explicará detalladamente qué ocurrirá antes, durante y después de la intervención, y le hablará sobre cualquier dolor que pueda tener. Esta es su oportunidad para entender qué pasará, y le ayudará a cuestionarse los posibles riesgos, beneficios y alternativas a la prueba. Por tanto, estará debidamente informado y podrá dar su consentimiento.

Procedimiento

Generalmente, la angiografía se lleva a cabo en 30 minutos.

Un cardiólogo, un especialista en fisiología cardiaca o un radiólogo llevarán a cabo la prueba. A su vez, un enfermero o enfermera estará a su lado durante el procedimiento.

Le conectará un monitor cardiaco a fin de registrar el pulso y el ritmo del corazón durante la prueba. Comente con el enfermero o enfermera cualquier posible molestia que pueda sentir.

Le pedirán que se tumbe en una camilla y habrá una máquina de rayos X encima de su pecho. Le inyectarán la anestesia local en la zona donde le introducirán el catéter por el vaso sanguíneo.

El médico introducirá el catéter por la arteria de la ingle o, menos frecuente, por la muñeca, y lo llevará a través del vaso sanguíneo hasta la entrada de las arterias coronarias. El equipo médico tomará imágenes de rayos X de su corazón y podrá observarlas a través de un monitor. Cuando el catéter llega al lugar correcto, se inyecta a través de él un tinte especial, como comentamos anteriormente. Así, el médico podrá comprobar, detenidamente, si existe algún estrechamiento de los vasos sanguíneos o algún problema en el corazón.

No sentirá el catéter en la arteria, pero cuando le inyecten en tinte, puede que tenga una ligera sensación de calor o incluso de ardor.

El catéter se retira cuando la prueba finaliza. El enfermero/a presionará firmemente en el lugar por donde se introdujo el catéter durante, al menos, 10 minutos, o le tapará la zona con un poco de colágeno, llamado angio-seal, que ayudará a sellar el vaso sanguíneo. Este producto se disuelve entre 60 y 90 días.

Resultados

Necesitará permanecer acortado durante unas horas para que los vasos sanguíneos se sellen correctamente. Regularmente, le enfermera comprobará la presión sanguínea, su ritmo cardiaco y la zona por la que se introdujo el catéter.

Los resultados de la prueba se enviarán al médico que le mandó realizársela junto con un informe. Es posible que los resultados se puedan dar poco después de terminar el procedimiento.
Recuperación

Trate de descansar el resto del día y no realice ningún trabajo pesado en los días siguientes.

La sedación afecta temporalmente a la coordinación y capacidad de razonamiento, por lo que no debe conducir, beber alcohol, manejar maquinaria en general o firmar documentos legales al menos hasta que no pase un mínimo de 24 horas. Siga siempre los consejos de su médico.
Riesgos

La angiografía es una prueba segura. Sin embargo, con el fin de que tome una decisión plenamente informada y dé su consentimiento, necesita saber los posibles efectos secundarios y complicaciones que puedan surgir.

Efectos secundarios

Son efectos no deseados pero temporales que pueden aparecer al someterse al procedimiento en cuestión. Entre los posibles efectos secundarios de una angiografía, podemos destacar:

- Dolor de pecho leve o pulso oscilante durante e inmediatamente después de someterse a la prueba.

- Magulladuras y/o hinchazón en la zona de entrada del catéter.

Complicaciones

Se producen cuando aparecen problemas durante o después del procedimiento. La mayoría de las personas no se ven afectadas. Las posibles complicaciones que puede producir una angiografía incluyen sangrado durante o después de la prueba, infección y una reacción inesperada a la anestesia.

Otras complicaciones menos comunes son:

- Reacción alérgica al tinte –hay medicamentos disponibles para tratar esto.

- Arritmia (latidos irregulares del corazón)

- Hematoma (acumulación de sangre debajo de la piel) –esto puede ocurrir si el vaso sanguíneo se daña y puede llegar a necesitarse cirugía en la zona para drenar la sangre.

- Daño en los vasos sanguíneos que llegan hasta el corazón –esto requiere cirugía de urgencia para repararlos.

- Un ataque al corazón o un derrame cerebral –raramente, la punta del catéter puede desprender un coágulo de sangre o grasa de la pared del vaso sanguíneo. Existe el riesgo de que se bloquee en suministro de sangre al corazón o al cerebro, desencadenándose un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Los riesgos específicos varían de una persona a otra, por lo que no hemos incluido estadísticas. Pregunte su médico sobre los posibles riesgos que pueda sufrir de forma personal.
Preguntas frecuentes

¿Se realiza el mismo procedimiento en una angiografía para niños?

El procedimiento es exactamente el mismo pero se suele realizar bajo anestesia general.

EXPLICACIÓN

Generalmente, la angiografía se realiza bajo anestesia general en niños pequeños porque es importante permanecer quieto durante el procedimiento, y es posible que un niño pequeño se asuste con la prueba.

El niño tendrá que permanecer en ayunas, sin comer ni beber al menos seis horas antes de realizarse la prueba. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones que marque el médico. A menudo, la prueba se realiza por la mañana para que el niño sólo se quede sin desayunar.


¿Qué tipo de tinte se utiliza durante la angiografía?

Es un líquido incoloro llamado “agente de contraste” y contiene, generalmente, yodo. Aparece como una sombra negra en las imágenes de los rayos X.

EXPLICACIÓN

Es difícil ver el corazón y los vasos sanguíneos mediante rayos X. Agentes de contraste (también llamados medio de contraste o tinte) se utilizan durante la prueba para resaltar los músculos del corazón y los vasos sanguíneos, y así facilitar su visión.

El tinte utilizado durante la angiografía suele estar compuesto por yodo. Los agentes de contraste a base de yodo son líquidos transparentes e inofensivos que luego se excretan por la orina o las heces. Sin embargo, conllevan un pequeño riesgo de reacción alérgica, por lo que es importante comunicarle a su médico cualquier alergia que pueda tener, especialmente a los mariscos.

A medida que el agente de contraste llega al corazón, puede sentir calor o latidos irregulares del corazón. A su vez, puede sentir un sabor metálico en la boca, mareos, náuseas o picazón. Generalmente, estos síntomas son leves y desaparecen rápidamente. Sin embargo, es importante que le comunique al médico o enfermera si siente alguno de estos síntomas en cualquier momento.

Los agentes de contraste pueden causar problemas si tiene insuficiencia renal. Recuerde al cardiólogo si sufre problemas renales para que utilicen otro tipo de tinte. Estos agentes de contraste también pueden causar, en ocasiones, problemas de riñón en personas que toman metformina, un tratamiento común en la diabetes.

¿Por qué no debo tomar aspirina antes de someterme a una angiografía?

La aspirina aumenta el riesgo de sangrado durante y después de la prueba.

EXPLICACIÓN

La aspirina es un medicamento antinflamatorio y es ampliamente utilizado para aliviar el dolor y reducir la inflamación y la fiebre. Se diluye en la sangre para llegar mejor a los vasos sanguíneos. Sin embargo, evita que la sangre coagule fácilmente cuando se produce una hemorragia.

Es posible que su médico le mande tomarse una dosis baja de aspirina para ayudar a reducir el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares. Por otro lado, se le pedirá que deje de tomar aspirina dos días antes del procedimiento, para reducir el riesgo de sangrado durante e inmediatamente después de la prueba.

Si toma medicamentos anticoagulantes, como la warfarina, le pedirán que deje de tomarlos.

Su médico le explicará cómo prepararse para realizarse la prueba, por lo que es importante que siga sus consejos.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.