Infertilidad masculina de origen postesticular

La infertilidad masculina de origen postesticular es la causada por alteraciones que afectan de los espermatozoides una vez que éstos han salido de los testículos, dónde se forman y se inicia su maduración. Este proceso, al que se denomina capacitación, se desarrolla, una vez que los espermatozoides ya han adquirido su forma característica en el testículo y salen del túbulo seminífero para llegar al epidídimo.

Allí se acumulan y se activa su motilidad a la espera del momento de la eyaculación, en el que a través de los vasos deferentes llegan hasta el pene y se unen a las secreciones de la vesícula seminal (líquido seminal) antes de salir a través de la uretra.

Conocer el grado de capacitación (maduración) de los espermatozoides es fundamental a la hora de determinar si existe o no infertilidad, pues este proceso de maduración puede verse afectado por diferentes causas, ocasionando alteraciones en la forma y motilidad de los espermatozoides:
   

  • Inmunológicas: suponen la causa del 5% de los casos de infertilidad masculina de origen postesticular y se caracterizan porque el propio organismo identifica a los espermatozoides como agentes extraños y genera anticuerpos antiespermatozoides que hace que se rompa la barrera hematotesticular, de modo que los espermatozoides se aglutinan perdiendo movilidad, lo que afecta a su capacitación.
     
  • Alteraciones genéticas o cromosómicas: hay que considerar especialmente aquéllas que se refieren al cromosoma Y, y que afectan a una región cromosómica denominada AZF, pudiendo causar ausencia total de espermatozoides (azoospermia) o problemas en su formación y maduración.
infertilidad masculina de origen postesticular
  • Enfermedades hereditarias: una de las más características es la fibrosis quística, en la que los vasos deferentes no se forman correctamente durante el desarrollo fetal y resultan obstruidos o cortados, lo que impide la salida de los espermatozoides y por tanto su presencia en el semen (azoospermia obstructiva).
      
  • Malformaciones congénitas: la denominada hipospadia es una malformación congénita por la que el orificio uretral no se ubica en la punta del glande, sino en otros puntos del tronco del pene o en los testículos. Dependiendo de su localización puede reducir significativamente la concentración de hormonas masculinas y, como consecuencia, afectar a la fertilidad.
      
  • Eyaculación retrógrada: se produce por un mal funcionamiento del esfínter que cierra la vejiga durante la eyaculación, de modo que el semen pasa directamente a ésta y no es evacuado por la uretra, por lo que no hay eyaculación y no es posible que los espermatozoides puedan fecundar el óvulo.
      
  • Infecciones seminales: entre ellas destaca la prostatitis, una infección que afecta a la próstata. Hay que tener en cuenta, no obstante, que cualquier proceso infeccioso que curse con fiebre puede inducir temporalmente una alteración de la calidad espermática.
      
  • Disfunción eréctil: obviamente, si no hay erección no es posible el coito y por tanto tampoco el embarazo.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.