Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

¿Qué es la regeneración ósea?

Para que un implante dental tenga éxito, la calidad del implante es tan importante como la del tejido óseo del maxilar o la mandíbula donde se integra. Sin una buena superficie de agarre, es muy difícil que el implante se mantenga en la boca del paciente por mucho tiempo: los odontólogos estiman que la zona de hueso que sustente a un implante debe tener como mínimo unos 10 mm de altura y unos 5 mm de espesor.

Muchas personas, por diversos motivos, no conservan el hueso en un estado óptimo. Por suerte, los implantólogos tienen a su alcance las técnicas de regeneración ósea, que permiten que una gran mayoría de pacientes puedan hacerse un implante dental.

Injertos de hueso

Existen diversas técnicas para lograr la correcta osteointegración de un implante, que pueden dividirse en dos grandes tipos: mebranas e injertos. Los injertos son pequeños “transplantes de hueso”, ya sean fragmentos del hueso del propio paciente (autoinjertos), de otra especie (xenoinjertos) o con materiales sintéticos, como cerámicas cristalinas. La opción preferida es la del hueso del propio paciente, pero no siempre son posibles. Cuando los tejidos de la boca hayan sanado por completo, el odontólogo retirará la/s corona/s que había colocado de forma provisional y las sustituirá por otras que sí que están pensadas para durar muchos años en la boca del paciente.

Estos injertos permiten aumentan tanto la anchura como la altura del hueso del maxilar o la mandíbula donde se va a colocar el implante. Son muy utilizados sobre todo en los maxilares, con la técnica conocida como elevación del seno maxilar.

Gracias a los injertos de hueso, y después de unos meses, se puede alcanzar el nivel de cantidad y calidad ósea necesaria para un implante. En ocasiones, no obstante, el incremento es muy pequeño y puede realizarse en el mismo momento de la cirugía implantológica.

regeneración ósea, regeneración ósea sobre implantes

Membranas para injertos

En muchos casos, la integración del injerto en el maxilar o la mandíbula no es automática, y los implantólogos deben recurrir al uso de membranas que sostengan el “mini-transplante” para que no se desplace hasta que se integre en el resto del hueso. Estas membranas pueden ser sintéticas o de moléculas biológicas, como el colágeno. De nuevo, cuanto más parecido sea la composición química, los resultados suelen ser mejores.

¿Quiénes necesitan una regeneración ósea?

Los pacientes que han pasado muchos años edéntulos (sin dientes), suelen tener las pérdidas de hueso más significativas, y en estos casos, casi siempre es necesario uno de estos tratamientos de regeneración ósea previo a la colocación del implante.

Las personas de edad avanzada, con osteoporosis, enfermedad periodontal y/o que fuman tabaco (que afecta a la vascularización de la zona y provoca que la calidad del hueso sea menor), suelen ser los pacientes que más habitualmente necesitan de estas técnicas antes de hacerse un implante dental.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Te informamos sin compromiso

Consulta la información de privacidad.

Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).

Lunes a viernes de 9 a 21h.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online