Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Limpieza dental interproximal

El área interproximal está definida por el espacio existente entre un diente y otro y, cuya parte inferior ocupa el tejido de la encía. Se trata de una zona de difícil acceso a la hora del cepillado dental, lo que favorece la acumulación de placa bacteriana y la formación de sarro y, consecuentemente el desarrollo de caries y enfermedad periodontal. Por tanto, una correcta higiene dental debe contemplar también una adecuada limpieza dental interproximal.

El cepillo de dientes, sea manual o eléctrico no llega a abarcar en toda su extensión el espacio interdental, por lo que hace necesario recurrir a otras técnicas para asegurarse de que se elimina toda la placa bacteriana. ¿Cómo hacerlo? Existen diferentes opciones, aunque debe ser el odontólogo el que establezca cuál es la más adecuada en función de la amplitud de los espacios interdentales, el contorno de los dientes y las condiciones generales de los mismos:
   

  • Hilo dental: es el método más adecuado cuando los espacios interdentales son muy estrechos. Debe hacerse con movimientos suaves de abajo a arriba recorriendo las paredes laterales de los dos dientes que lo configuran y poniendo mucho cuidado en no dañar la encía.   
limpieza dental interproximal
  • Cepillos interproximales: los hay de varios tipos y tamaños (helicoidales, monopenacho, etc.) Están constituidos por unas pequeñas varillas en cuyo eje se insertan unos filamentos finos y redondeados. Se utilizan introduciéndolos en el espacio y cepillando el lateral de cada diente de forma longitudinal y vertical. Su uso está indicado cuando los espacios interdentales tienen la suficiente amplitud para introducirlos. También son muy útiles para la aplicación en el espacio interdental de sustancias antimicrobianas destinadas a evitar la formación de caries o la inflamación de las encías. Son muy adecuados cuando existe una retracción de las encías.
      
  • Irrigador bucal: se trata de aparatos que proyectan a presión un chorro pulsátil de agua, de modo que ayuda a arrastrar las bacterias y los posibles restos de alimentos fuera de los espacios interdentales. Además, permiten una mejor limpieza de la línea de las encías, las bolsas periodontales, dentaduras con ortodoncia, empastes, puentes, coronas e implantes. 
      

Conviene señalar que la eficacia de la limpieza interproximal depende y mucho de la habilidad y la meticulosidad con que se realice, por lo que se mantiene la necesidad de una revisión periódica en la consulta del odontólogo y la realización de una limpieza dental profesional al menos una vez al año, cuando cada seis meses.

Puede ocurrir que durante la limpieza interproximal se produzca el sangrado de las encías. A veces puede ser debido a un mal uso del hilo dental, pero si persiste puede indicar que existe una gingivitis, es decir, un proceso inflamatorio de las encías que requiere un diagnóstico y tratamiento adecuado.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online