¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es la infección e inflamación de los tejidos periodontales: los odontólogos llaman así a las estructuras que rodean al diente. Se refieren a las encías, pero también los ligamentos periodontales y los huecos alveolares, los lugares donde se insertan los dientes.

Si no se trata, la gingivitis puede acabar degenerando en formas más serias de enfermedad periodontal, como la periodontitis o “piorrea”. Estas enfermedades crónicas destruyen los tejidos que sostienen al diente y pueden conducir a la pérdida de piezas dentales.

Siguiendo un correcto tratamiento, la gingivitis tiene un buen pronóstico y los pacientes con esta enfermedad pueden volver a tener en poco tiempo unas encías sanas.

Causas de la gingivitis

En muchas ocasiones, la causa de la gingivitis es la acumulación de sarro y placa bacteriana. La placa son colonias de microorganismos que habitan en nuestra boca. Cuando la placa se mineraliza, la llamamos sarro.

Si no se eliminan mediante una limpieza bucal, las bacterias de la placa y el sarro pueden acabar invadiendo el tejido que rodea el diente, haciendo que se infecte y se inflame y causando un cuadro de gingivitis.

¿Qué riesgo hay de que tenga gingivitis?

Algunas personas tienen especial riesgo de problemas en las encías: como las mujeres embarazadas o las personas con enfermedades sistémicas como la diabetes. Los dientes mal alineados tienden a acumular más placa y, por tanto, más probable que acaben desarrollando este problema.

Síntomas de la gingivitis

La gingivitis presenta unos síntomas inconfundibles. Casi todos los pacientes experimentan sangrado e inflamación de encías. Pese a ello, los fumadores con gingivitis, que también son un grupo de riesgo para los problemas de encías, no suelen sangrar, ya que el tabaco produce vasoconstricción.

La gingivitis también causa que las encías de muchos pacientes se vuelvan de un color rojo intenso o morado. Estos tejidos, además se vuelven más sensibles al tacto en las personas con este problema.

La gingivitis suele tratarse con una limpieza bucal en profundidad, que elimine la placa y el sarro causante del problema. Con el uso de una punta de ultrasonidos, un higienista dental eliminará todas las acumulaciones responsables de la inflamación.

En casos avanzados de gingivitis, también es necesario un tratamiento complementario con antibióticos y colutorios bucales, que eliminen hasta las bacterias más resistentes.

Prevención de la gingivitis

Recuerda cepillarte después de cada comida y usar el hilo dental a diario. Los productos específicos para la salud de las encías, como los enjuagues bucales, los irrigadores o los cepillos especiales también son una ayuda muy eficaz para eliminar la placa bacteriana y la inflamación de la gingivitis.

También un calendario de revisiones y limpiezas bucales periódicas, a fin de mantener la salud de nuestras encías en perfecto estado.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.