Aerofobia o miedo a volar

Las estadísticas señalan que uno de cada tres usuarios de los aviones tiene miedo a volar, lo que se conoce como aerofobia. Y es por ello que las compañías aéreas ofrecen a sus usuarios cursos gratuitos para ayudarles a vencer el miedo y que se realizan en parte en el interior de un avión.

El miedo a volar puede ser una fobia en sí misma, sustentada generalmente por la posibilidad de sufrir un accidente; un riesgo que, sin embargo, es menor que en cualquier otro medio de transporte, especialmente el coche. En ocasiones, sin embargo, la aerofobia tiene otros componentes que pueden agravarla, como es la claustrofobia o el miedo irracional a la altura (acrofobia).

En cualquiera de los casos este miedo a coger un avión causa un intenso sufrimiento a quien lo padece, siendo la ansiedad la forma más frecuente de manifestarlo, si bien en los casos más graves pueden producirse ataques de pánico o vómitos incluso antes de subir al avión o con sólo pensar en tal posibilidad, lo que a muchas personas les lleva a negarse a utilizar este medio de transporte. No obstante, son muchos los profesionales y empresarios que se ven obligados a viajar en avión pese al miedo a volar que puedan sentir.

aerofobia miedo a volar

Las compañías aéreas son conscientes de ellos y en la actualidad ofrecen a las personas con aerofobia terapias para vencerla mediante la realización de cursos que tienen dos componentes fundamentales:
  

  • Educación: la falta de información y las falsas creencias sobre el funcionamiento de los aviones, su seguridad es en muchas ocasiones la base del miedo a volar. Estos cursos permiten vencer este obstáculo y se completan con una terapia de exposición, haciendo que las personas que los realizan entren en un avión para realizar parte de este curso.
  • Terapia psicológica: el hecho de hacer que las personas con miedo a volar suban a un avión durante el curso es un modo desarrollar una terapia conductista, basada en la exposición a la causa del problema. Pero en la actualidad se va incluso un poco más allá y en algunos casos se utilizan los simuladores de vuelo o técnicas de realidad virtual para que el paciente tenga una exposición directa al hecho de volar. Sentir las turbulencias, identificar por sus causas los sonidos que se pueden escuchar durante el vuelo y reproducir todas las sensaciones que se pueden experimentar en el mismo ayudan de forma significativa a superar la aerofobia.
     
No obstante hay una serie de consejos que pueden ser muy útiles si, pese a sufrir aerofobia, se ha de viajar en avión:
  
  • No evitar pensar en el hecho de que debe volar. Muy al contrario, es bueno revisar mentalmente cómo va a desarrollar la jornada en la que se va a viajar en avión.
  • Informarse adecuadamente sobre el funcionamiento del avión y su seguridad frente a otros medios de transporte, como el coche.
  • Evitar el estrés el día del vuelo, afrontando la jornada relajadamente y sin prisas. Conviene no tomar bebidas excitantes desde el día anterior.
  • No tratar de ahogar el miedo en alcohol, pues se puede producir el efecto contrario al deseado e incrementar el miedo.
  • Lo mejor es elegir un asiento de pasillo para evitar mirar por la ventanilla.
  • Realizar ejercicios de relajación permitirá vencer la ansiedad que genera el miedo a volar.
  • La lectura, la música u otras distracciones similares ayudarán a abstraerse del hecho de que se está volando. Si se puede dormir, aun mejor.
  • Las turbulencias son una circunstancia frecuente en los vuelos. Se ha de pensar que el piloto sabe lo que hace y que el avión está preparado para aguantar turbulencias bastante mayores que las que se suelen producir en los vuelos comerciales.
  • Para viajar en avión lo mejor es llevar una vestimenta lo más cómoda posible.
  • Mejor comer ligero el día del viaje.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.