La telemedicina, presente y futuro de la salud preventiva


La pandemia que atraviesa el mundo ha hecho que todos los focos estén puestos sobre las causas, efectos y consecuencias de la misma. Sin embargo, hay una realidad que se ha mantenido inalterable incluso con la llegada del coronavirus: en España, la primera causa de mortalidad son las enfermedades cardiovasculares.

Cardiopatía isquémica, insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial u obesidad son solo algunas de las causas más habituales de muerte en nuestro país; enfermedades todas ellas que no se deberían tratar de forma puntual sino cuyo abordaje requiere un esfuerzo diario y una rutina de salud preventiva. Esto, precisamente, suele ser la barrera más ardua de superar, ya que es fácil que el paciente caiga en olvidos o desánimo o le falte fuerza de voluntad para mantener un estilo de vida saludable que le permita combatir estas patologías en su día a día.

Los avances en la telemedicina y la implementación de las nuevas tecnologías en distintas terapias se han convertido en grandes aliados en este sentido, ya que hacen que el paciente esté más acompañado y arropado que nunca.

La telemedicina, presente y futuro de la salud preventiva

En Sanitas hemos apostado, desde hace años, por esta digitalización de la medicina al comprobar que ayuda a mejorar la salud de las personas, aportándoles asistencia, conocimiento, ayuda y seguimiento en todo momento. Servicios como el de Monitoriza tu salud, que ofrece BluaU, se convierten en un aliado perfecto para prevenir y combatir algunas de las patologías más frecuentes, como la diabetes, EPOC, arritmias u obesidad entre otras, ya que permite telemonitorizar al paciente.

Gracias a los avances tecnológicos y a la democratización de los smartphones, una gran mayoría de la población tiene a mano un dispositivo electrónico con infinidad de usos que apenas se conocen, también en el ámbito sanitario. Por ejemplo, son capaces de medir gran cantidad de valores de salud como la presión arterial, la frecuencia cardíaca o la oxigenación en sangre, transmitiendo esta información de forma telemática a los médicos para que realicen un seguimiento constante y personalizado.

Este flujo de información ininterrumpido permite que se pueda realizar un diagnóstico más preciso, observar la evolución, tener más capacidad de intervención y margen de maniobra ante cambios que se puedan producir y que serán detectados al instante.

Las ventajas no solo se limitan a la información que obtienen los médicos, sino también a la información, entendimiento y participación que consigue el paciente, que puede realizar videoconsultas a través del móvil para resolver las dudas que le puedan surgir, conocer mejor su caso, sus síntomas y las implicaciones. Además, se le puede configurar un sistema de alertas para avisar de las ocasiones en las que deba tomar una medicación o completar algún ejercicio.

Todos estos avances van encaminados a un mismo objetivo: que el paciente, e incluso su familia, se sienta más implicado, arropado y apoyado en el proceso de aprender a cuidarse y vigilar mejor su salud.

Esto tiene evidentes consecuencias beneficiosas como refleja un estudio comparativo realizado por Sanitas y en el que se evaluó el proceso de mejora de salud de pacientes que utilizaron la monitorización y otros que no. Sanitas puso en marcha el servicio de monitorización bajo el nombre de Salud Conectada, hoy conocido como Monitoriza tu salud, hace algunos años, lo que ha permitido conocer las ventajas de su uso. La diferencia al cabo de 12 meses, era evidente: entre los que dispusieron de esta app de Sanitas la reducción de presión arterial fue de un 4% en la presión sistólica y de un 5% en la presión diastólica, con respecto a los pacientes que no la usaron. También se registró un mejor dato en pérdida de peso, de alrededor de 2 kilos menos de media, en los usuarios monitorizados.

Este, por tanto, es el presente y futuro de la medicina. Por eso Sanitas lleva años apostando por la vanguardia digital en la atención sanitaria, un proceso que podía parecer lejano, que ha estado rodeado de cierto escepticismo durante años, pero que, con la irrupción de la Covid-19, se ha manifestado como imprescindible en el cuidado y rutina de millones de ciudadanos. Y no sólo porque haya evitado desplazamientos innecesarios y haya aportado garantías de seguridad extra a los pacientes, sino porque ha hecho que muchos de los prejuicios o miedos que se tenían en torno a la efectividad de esta forma de abordaje sanitario se rompan, lo cual, nos permitirá recorrer un camino todavía casi inexplorado.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.