Cuida todo tu cuerpo

La higiene personal es el concepto básico del aseo, limpieza y cuidado de nuestro cuerpo.

La higiene individual protege e incrementa la salud del individuo.
Higiene piel y cabello

La piel es la barrera que impide el paso de los gérmenes a nuestro organismo y además regula la temperatura corporal.

La descamación de la piel, el polvo y la suciedad exterior pueden llegar a producir un olor desagradable además de ser un campo favorable para el desarrollo de gérmenes y aparición de enfermedades.

La ducha diaria con agua y jabón elimina todas estas secreciones. El cabello debe lavarse con champú frecuentemente.

Las zonas más delicadas y a las que hay que prestar mayor atención son: axilas, ingles, ano y zona genital, pies y manos.

Tipos de jabones en función de la piel:

  • Para las pieles normales se recomienda un jabón de ph neutro o jabón de glicerina.
  • Para las pieles secas lo más adecuado son jabones con aceites vegetales o jabones con avena.
  • Para las pieles grasas lo más indicado es un jabón líquido, sin grasa.


Higiene de las manos

Las manos se deben lavar frecuentemente con agua y jabón, así como las uñas. Más aún cuando se vaya a comer y siempre después de ir al baño.
Higiene de los pies

Los pies deben lavarse diariamente con la ducha, pues en ellos el acumulo de secreciones y de suciedad puede producir olores desagradables.
Higiene de la boca

La utilización de un cepillo dental para la limpieza de los dientes después de todas las comidas es imprescindible para prevenir la aparición de infecciones en encías y caries en las piezas dentarias y evitar la halitosis.

El cepillo de dientes es de uso personal y debe sustituirse aproximadamente cada tres meses.
Higiene del oído

Las orejas deben limpiarse diariamente para eliminar las secreciones. Se debe evitar la introducción de palillos, bastoncillos de algodón, etc., en el conducto auditivo, ya que esto facilita la formación de tapones de cera y puede dañar fácilmente el conducto, e incluso perforar el tímpano.
Higiene del vestido y calzado

La limpieza de la ropa, y especialmente de la ropa interior, es muy importante. Esta última será preferiblemente de fibras naturales, que facilita la transpiración y dificulta la aparición de alergias.

El calzado debe ser cómodo y flexible. Además, debe adecuarse al clima. Se mantendrá limpio y seco.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.