Clasificación de los protectores solares

Se denomina protectores solares o fotoprotectores a todos aquellos productos (cremas, lociones, leches, etc), que se aplican sobre la piel con el fin de protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones solares ultravioleta A (UVA) y/o ultravioleta B (UVB). Esto es posible porque en su composición llevan unas sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la acción de uno y/u otro tipo de radiación. El sol es el causante de las quemaduras del envejecimiento de la piel, arrugas manchas e incluso cáncer de piel.

La fotoprotección solar es fundamental para evitar lesiones cutáneas como quemaduras y con el paso del tiempo cáncer. Las radiaciones UVA, actúan oxidando la melanina (pigmento que da color a la piel) ya existente en la piel, provocando lo que se denomina "bronceado directo", que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente.
Tipos de pieles
Las radiaciones UVB actúan sobre las células productoras de melanina (melanocitos), activando su producción y oxidándola, provocando el denominado "bronceado indirecto o duradero".

Piel clara: se broncea ligeramente y se quema habitualmente.
Piel oscura: siempre se broncea y no suele quemarse.
La piel clara es mucho más sensible al sol que la oscura.
La protección de un protector solar en particular depende de factores tales como:
- El tipo de piel de la persona.
- La cantidad aplicada de protector solar y la frecuencia de aplicación.
- Actividades realizadas durante la exposición al sol (por ejemplo, nadar lleva a la perdida del protector solar de la piel en menor tiempo).
- Cantidad de protector solar que la piel ha absorbido.
Clasificación de los fotoprotectores
Niveles de filtrado Índice de protección:

- Bajo de 2 a 6.
- Medio de 8 a 12.
- Alto de 15 a 25.
- Muy alto de 30 a 50.
- Ultra más de 50.

Hay que tener en cuenta que los índices de protección solar son siempre orientativos. Un fotoprotector con un FPS 12, bloqueará aproximadamente el 92% de los rayos solares indicados, con un índice FPS 20 el bloqueo será del 95%, con uno de FP

Se denomina protectores solares o fotoprotectores a todos aquellos productos (cremas, lociones, leches, etc), que se aplican sobre la piel con el fin de protegerla de los efectos perjudiciales de las radiaciones solares ultravioleta A (UVA) y/o ultravioleta B (UVB). Esto es posible porque en su composición llevan unas sustancias denominadas filtros, capaces de frenar la acción de uno y/u otro tipo de radiación. El sol es el causante de las quemaduras del envejecimiento de la piel, arrugas manchas e incluso cáncer de piel.

La fotoprotección solar es fundamental para evitar lesiones cutáneas como quemaduras y con el paso del tiempo cáncer. Las radiaciones UVA, actúan oxidando la melanina (pigmento que da color a la piel) ya existente en la piel, provocando lo que se denomina "bronceado directo", que tiene la característica de desaparecer muy rápidamente.
Método de utilización
Aplicar el producto siempre con la piel seca. Hay que usar la cantidad suficiente y cubrir toda la zona corporal, sin olvidarse de zonas como los empeines, calva, orejas, etc. La primera aplicación del fotoprotector, debe realizarse siempre como mínimo 30 min. antes de exponerse al sol. Repetir la aplicación cada hora y media o cada dos horas (como máximo). Reponer también el protector solar después de cada baño prolongado (más de 15 min).

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.