¿Cómo actúa el láser en la depilación definitiva?

Los láseres que se utilizan para la depilación definitiva se basan en causar lo que en términos técnicos se denomina fototermólisis selectiva o, lo que es lo mismo, la generación de calor mediante el uso de luz para destruir el pelo. Con tal fin, los diferentes dispositivos láser que actualmente se utilizan, y de ahí la etiqueta de “selectiva”, se dirigen al pigmento que proporciona el color al pelo: la melanina. Por esta razón, la depilación láser es tanto más eficaz cuanto más oscuro es el cabello y menos cuanto más claro, tanto que las canas no se pueden eliminar con esta tecnología, ya que carecen de melanina.

La melanina del pelo es la que capta la luz láser y la dirige a su matriz, eliminándola mediante el calor. Pero esto sólo se produce en pelos que ya han madurado y que, por tanto tienen una elevada concentración de melanina. Y ello supone que haya que realizar una nueva sesión para eliminar aquellos pelos que en la anterior no habían madurado y que por la escasa concentración de pigmento no se habían podido erradicar.

Hay que tener en cuenta, por tanto, el ciclo del vello, y ésta es precisamente la razón de que para lograr la depilación total sean necesarias sucesivas sesiones espaciadas entre sí 1-1,5 meses y posteriormente cada 2-2,5. En el resto del cuerpo, el tiempo transcurrido entre una sesión y otra debe ser de 1,5-2 meses y 3-4 después de la cuarta sesión.

Respetar el tiempo entre una sesión y otra es fundamental, ya que de lo contrario se corre el riesgo de bloquear la maduración del vello, de tal modo que no sea posible eliminarlo con el láser y haya que recurrir al IPL. Es importante saber que el ciclo vital de los folículos pilosos oscila entre los dos y seis años, por lo que no están importante el número de sesiones de depilación láser, sino el cómo y cuándo se realizan.        

cómo actúa el láser en la depilación definitiva

    
  

Cuestiones técnicas

Los láseres que se utilizan para la depilación deben emitir el pulso de luz con una longitud de onda comprendida entre 755 y 810 nanometrosm que es la necesaria para causar la disociación de la melanina.

Otro aspecto importante, es lo que se denomina fluencia y corresponde a la densidad de energía que se aplica por centímetro cuadrado (dosis), que dependerá del color de la piel y del color y calibre del pelo. Cuanto mayor es la fluencia mayor es la efectividad de la depilación, pero su intensidad dependerá del color de la piel, pudiendo ser mayor en las pieles más claras por tener una menor concentración de melanina. Si no se tiene esto en cuenta se corre el riesgo de ocasionar quemaduras en la piel.

Pero hay otros factores que son determinantes en el tratamiento de depilación láser. Uno es el grosor del haz de luz. Cuanto mayor es éste mayores son la capacidad de penetración y la extensión de la zona tratada. Por otra parte, el haz lumínico del láser debe calentar el pelo lo suficiente para destruirlo, pero sin dañar la piel.

Para ello hay que determinar muy bien la duración del pulso, teniendo en cuenta que la piel tarda en enfriarse 8-10 milisegundos y el folículo entre 20 y 60, de modo que el aparto debe dejar pasar el tiempo suficiente entre un pulso y otro para que se enfríe totalmente la piel, mientras que el folículo se vuelve a calentar antes de enfriarse. No hacerlo así podría causar quemaduras y es una de las razones por las que los técnicos que manejan estos aparatos deben estar debidamente formados y cualificados.


  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.