Proteínas en la dieta

Las proteínas forman parte de todas y cada una de las células del organismo y son esenciales para la vida. Los propios genes son proteínas y cumplen funciones fundamentales en el ciclo celular y en la reparación del ADN.

Consecuentemente, las proteínas que proceden de os alimentos son también importantes para el mantenimiento del organismo y, más aún, para su desarrollo y crecimiento. Su función principal es la de fabricar y regenerar todos los tejidos del organismo. Pero también tienen otras:
 

  • Constituyen la reserva energética del organismo, degradándose cuando se sigue una dieta carente de hidratos de carbono y grasas.
  • Regulan muchos de los procesos que se desarrollan en el organismo.
  • Fortalecen el sistema inmunológico.
  • Facilitan el transporte de oxígeno en la sangre (hemoglobina) y de los nutrientes hasta las células. 
proteínas en la dieta

Necesidades del organismo

Una dieta equilibrada requiere el aporte diario de proteínas, que debe ser el 12-15% del total de la dieta. No obstante, los niños y adolescentes necesitan más cantidad que los adultos debido a que están en pleno desarrollo. Asimismo, las mujeres embarazadas o en período de lactancia, también necesitan aumentar la ingesta de proteínas para cubrir las necesidades del desarrollo del feto y producir la leche materna. Finalmente, las personas que practican ejercicio físico de forma regular necesitarán una mayor presencia de estos nutrientes en la dieta que aquéllas que llevan una vida sedentaria.

La mayoría de los alimentos contienen proteínas, aunque no de la misma calidad. La carne, los huevos, el pescado y los lácteos aportan proteína con un elevada presencia de aminoácidos esenciales que no pueden ser sintetizados por el organismo. Sin embargo, las proteínas de origen vegetal no contienen tantos aminoácidos de este tipo y son de menor calidad. Pese a ello, los vegetarianos pueden obtener cantidades suficientes de aminoácidos esenciales consumiendo una variedad de proteínas procedentes de legumbres, verduras, frutas, cereales, etc.

Hay que señalar también que una dieta con un excesivo contenido de proteínas de origen animal puede resultar nociva para la salud, ya que al proceder de alimentos ricos en grasas saturadas pude contribuir a un aumento de las lipoproteínas de baja densidad (LDL) e inducir un aumento del colesterol en sangre, lo que favorece el desarrollo de arterioesclerosis y, por tanto, de accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares. También favorece el aumento del ácido úrico y la aparición de gota.   

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.