Ondas de choque electrohidráulicas: descripción y aplicaciones

El principal beneficio del tratamiento con ondas de choque electrohidráulicas es que evita intervenciones quirúrgicas y acorta los tiempos de recuperación. De hecho, un 70% de las lesiones tendinosas tratadas con ondas de choque electrohidráulicas se curan. Las ondas de choque son en realidad ondas mecánicas similares a los ultrasonidos, pero con la diferencia de que su frecuencia y su densidad de energía son más elevadas.

El resultado más destacable de su aplicación es que, gracias al estímulo celular de un tipo de proteínas conocidas como factores de crecimiento, induce al propio cuerpo a regenerar los tejidos dañados.

Estos efectos biológicos y terapéuticos hacen que las ondas de choque estén especialmente indicadas en patologías crónicas donde los tratamientos de rehabilitación convencionales han fracasado, pero también como primera opción de tratamiento en un gran número de tendinopatías.
Entre las patologías que mejor responden a esta terapia cabe destacar la tendinitis de hombro, con o sin calcificación; las tendinitis del tendón de Aquiles; la tendinitis rotuliana o rodilla de saltador; la epicondilitis o codo de tenista; y la fascitis plantar. La frecuencia de este tipo de lesiones entre la población es muy alta. El Hospital Sanitas CIMA calcula que cerca de un 50% de los pacientes que acudan a sus servicios de fisioterapia y rehabilitación podrán beneficiarse de este tratamiento.

Ventajas

Según la fuente de generación, las ondas de choque se clasifican en tres tipos: electromagnéticas, piezoeléctricas y electrohidráulicas. De las tres, las ondas de choque electrohidráulicas son las más eficaces porque se obtienen los mismos resultados con un número menor de sesiones.

Así, el tratamiento permite acortar los tiempos de recuperación. Otra de sus ventajas es que se ha convertido en una alternativa a la cirugía en muchos casos que, hasta ahora, precisaban de intervención quirúrgica. Lo habitual es realizar entre tres y seis sesiones de manera ambulatoria, con intervalos de dos semanas, en función de la patología y evolución.

Además de en Traumatología, las ondas de choque electrohidráulicas se están aplicando con éxito también en Dermatología. En esta especialidad, su aplicación acelera la cicatrización de la piel en lesiones agudas y crónicas como las úlceras por presión, úlceras venosas y arteriales crónicas diabéticas; quemaduras así como lesiones postraumáticas y postquirúrgicas.

El Hospital Sanitas CIMA ha incorporado un nuevo servicio de ondas de choque electrohidráulicas, que permite curar hasta un 70% de las lesiones tendinosas.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.