Lesión del ligamento cruzado anterior

ligamento cruzado anterior

Descripción

El ligamento cruzado anterior (LCA) es uno de los ligamentos contituyentes de la rodilla y va de la parte exterior trasera del hueso del muslo a la parte interior delantera (anterior) del hueso de la espinilla. Ayuda a estabilizar la rodilla. A menudo se daña al torcerse o extender demasiado la rodilla, especialmente al practicar deportes.

Síntomas

Los síntomas de la lesión del ligamento cruzado anterior son, entre otros:
- dolor generalizado por la parte delantera, por los lados y por la parte trasera de la rodilla
- hinchazón de la articulación de la rodilla
- inestabilidad: se puede sentir que la rodilla cede o que se bloquea
- movimiento limitado de la rodilla
- magulladura en la rodilla después de la lesión
Puede que sienta un chasquido o que algo se ha reventado en el momento de la lesión, o incluso que oiga un sonido como el estallido de una burbuja. También es posible que no sea capaz de mantenerse de pie sobre la extremidad inferior afectada, o de cargar todo su peso sobre ella.

Causas

Se puede lesionar el ligamento cruzado anterior al:
- caer mal tras un salto
- hacer movimientos de giro, en especial cuando se tienen los pies en el suelo
- cambiar rápidamente de dirección al correr o caminar
- reducir la velocidad repentinamente al caminar o correr

En ocasiones, se puede lesionar el ligamento cruzado anterior al golpearse la rodilla.

Tratamiento Aficionado

Deberá recibir tratamiento de un profesional de la medicina deportiva, como un médico de medicina deportiva o un fisioterapeuta. El tratamiento de la lesión del ligamento cruzado anterior dependerá del daño que se haya hecho y de lo grave que sea dicho daño.
FISIOTERAPIA
Si su lesión es de moderada a grave, a menudo será necesaria la fisioterapia. Su fisioterapeuta elaborará un programa de ejercicios de rehabilitación para fortalecer gradualmente su rodilla y estirar sus músculos. Los ejercicios de fortalecimiento y de equilibrio serán muy importantes en su rehabilitación. En ocasiones, si la lesión ha sido grave, se utiliza una férula para sujetar la rodilla durante la rehabilitación.

¿Qué hacer?

Descanse, ponga hielo y comprima y eleve la zona afectada

¿Qué hacer?

No debe aplicar calor, correr ni masajear la zona

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.