Lesiones meniscales

Imagen lesiones lesLig menisco

Descripción

Los meniscos medial y lateral son discos de tejido cartilaginoso con forma de medialuna que se encuentran dentro de la articulación de la rodilla y que tienen funciones de amortiguación. Están entre el hueso del muslo (fémur) y el hueso de la espinilla (tibia). El menisco medial se encuentra en la parte interior y el lateral, en la parte exterior de la articulación.
Los desgarros de los meniscos son una lesión muy común. Si se lesiona el menisco medial, el ligamento lateral interno, que se encuentra en la parte interior de la rodilla, también puede verse dañado. La lesión del menisco lateral, por el contrario, no suele ir acompañada de otros daños.

Síntomas

La lesiones del los meniscos suelen provocar dolor en la parte interior o exterior de la articulación de la rodilla, dependiendo de qué menisco se haya dañado. Puede sentirse un chasquido o una sensación de atasco o bloqueo de la rodilla. También es posible que la rodilla resulte instable e incluso que ceda. Asimismo, se puede tener algo de hinchazón.

Causas

Los desgarros de los meniscos suelen provocarse al girar con el pie asentado en el suelo. En las personas mayores, los meniscos están más desgastados y se pueden producir desgarros con más facilidad como consecuencia de lesiones muy pequeñas.

Tratamiento Aficionado

Deberá recibir tratamiento de un profesional de la medicina deportiva, como un médico de medicina deportiva o un fisioterapeuta. Su tratamiento dependerá de la gravedad de la lesión Aunque algunos pequeños desgarros pueden cicatrizar por sí solos, la mayoría necesitarán tratamiento. En cuanto se lesione la rodilla, es importante reposar. Los calmantes como el paracetamol y el ibuprofeno pueden ayudarle a reducir el dolor y la hinchazón. Lea siempre el prospecto que acompaña a la medicina y, si tiene alguna pregunta, pida consejo a su farmacéutico.
El fisioterapeuta puede aconsejarle sobre los ejercicios que puede hacer para ayudar a que cicatrice la lesión y a fortalecer los músculos que sujetan la rodilla. Dicho profesional le recomendará también practicar un ejercicio en el que no se soporte carga, como la natación, durante unas seis semanas a partir de la lesión.
Si su lesión es más grave, es posible que necesite cirugía para reparar el desgarro, seguida de fisioterapia para la rehabilitación.

Prevención

· Evitar terrenos de juego y/o entrenamiento excesivamente blandos.
· Correcta eleción de tacos para las botas de fútbol.

¿Qué hacer?

- Aplique una compresa fría, como hielo o una bolsa de guisantes congelados, envuelta en una toalla, hasta que disminuya la hinchazón. No se aplique el hielo directamente sobre la piel ya que podría dañarla.

¿Qué hacer?

- Retrasar la visita al médico para obtener un diagnóstico.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.