Distensión de ligamentos

Se define como distensión de ligamentos el cambio en el tamaño o la forma  de los mismos, ya sea porque se estira o se contrae en exceso de un modo forzado (sobreesfuerzo), como consecuencia de movimientos bruscos de rotación o de flexión. La diferencia con el esguince es que éste se produce al apoyar la pierna de forma inadecuada de modo que el ligamento se retuerce y se desgarra. Sin embargo, dado que en la distensión también puede darse la rotura de unas pocas fibras, en muchas ocasiones se equipara a un esguince de grado I.

La distensión de cualquiera de los ligamentos de la rodilla (ligamentos cruzados y ligamentos laterales) se caracteriza por cursar con dolor, sensación de calor e inflamación asociada a hematoma, que suele aparecer transcurrido algún tiempo después de la lesión. Asimismo, se produce una limitación funcional de la articulación, que genera una sensación de inestabilidad al tratar de caminar y que empeora en los primeros días a consecuencia de la inflamación.

Tratamiento de la distensión de ligamentos

La distensión de ligamentos de rodilla es una lesión de carácter leve que se recupera en una o dos semanas, aunque es necesario seguir una serie de recomendaciones durante las primeras 48 horas:
   


  • Es aconsejable mantener la pierna en reposo y en la medida de lo posible en posición elevada con el fin de reducir la inflamación.
  • Inicialmente se puede utilizar un vendaje compresivo (elástico), pero que no inmovilice la articulación. No se debe mantener después de los dos primeros días.
  • Debe aplicarse hielo desde el primer momento para reducir el dolor. Se ha de interponer un tejido entre el hielo y la pierna para proteger la piel. Se aconseja utilizar una bolsa para contener el hielo y hacer que se adapte a la forma de la zona afectada.
  • Un aspecto muy importante es la movilización temprana de la articulación en la medida en que lo permita el dolor e incrementando progresivamente la amplitud de los movimientos.
       

Para el dolor por la distensión de ligamentos se pueden utilizar también analgésicos e incluso antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno o el naproxeno, pues éstos, aun teniendo en cuenta que tienen más efectos adversos que los primeros, pueden acortar el tiempo de recuperación. En el caso de que el paciente sea un deportista o un profesional, se puede mejorar la evolución de la lesión con determinados tratamientos de fisioterapia, como es el caso de la aplicación de ultrasonidos, onda corta, infrarrojos, etc.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.