Wellbeing en las empresas

El well-being como tendencia en el trabajo

Según el estudio “2021 Global Human Capital Trends” de la consultora Deloitte, una de las tendencias en RR.HH. es diseñar el trabajo teniendo en cuenta el cuidado de los empleados desde el principio.

El bienestar del empleado ha dejado de ser meramente facilitarle el equilibrio entre el trabajo y la vida privada, porque deben integrarse lo uno en lo otro. Aunque ya lo apuntaban en su estudio del año anterior como una cuestión prioritaria para el éxito empresarial, la pandemia por el Covid-19 ha puesto de manifiesto su importancia.

¿Qué pasos hay que dar?

Las principales tareas en las que deben centrarse las empresas son:

  • Organizar el trabajo de tal forma que los empleados puedan realizarlo en remoto.
  • Implementar estrategias para estar en contacto con los empleados y hacer seguimiento de su estado de salud física y mental.
  • Establecer nuevos protocolos para urgencias médicas.
  • Dar soporte cuando necesitan cuidar de niños y mayores.
  • Cuidar de su salud mental, física y financiera. Equipar a los trabajadores con las herramientas mentales, emocionales y habilidades sociales necesarias para ser resilientes y salir adelante.

Es importante establecer estas estrategias y protocolos pensando en cada empleado y no en algo estándar para todos. 

La hipótesis que plantea Deloitte es que la empresa incorpore estrategias de bienestar dentro de las dinámicas de trabajo en tres niveles: 

  • A nivel individual, en las que también el empleado se ocupe de poner sus límites y pedir aquello que puede contribuir a su bienestar. 
  • De equipo, en donde la fuerza surge de la unión de las habilidades individuales y el respeto por el bienestar de cada miembro. 
  • De la organización, que es quien tiene la responsabilidad de implementar estas estrategias para cuidar de su gente.
     

¿Dónde poner el foco?

Para que tenga éxito, hay que trabajar en distintos entornos: 

  • El cultural, a través de las normas y comportamientos. 
  • El relacional, fomentando las relaciones sanas entre compañeros. 
  • El operacional, incorporando el bienestar en procesos y políticas. 
  • El físico, con un buen diseño del espacio. 
  • El virtual, eligiendo las tecnologías que cumplan con esos principios.
      

Mucho por hacer

Este estudio se sustenta en una encuesta que ha mostrado resultados interesantes: 

  • Para los directivos y empresarios, el bienestar de sus empleados estaría en el 8º puesto de 9 ítems valorados, el penúltimo tan sólo por delante del de incrementar el impacto social. 
  • En cambio, este aspecto está entre las prioridades de los empleados cuando piensan en cómo debe transformarse el trabajo en el medio plazo (1-3 años). Por orden: mejorar la calidad, incrementar la innovación y mejorar el bienestar del trabajador. Esto último, según queda de manifiesto, tiene más importancia para los trabajadores que para los directivos, en la encuesta que realizaron: en tercer lugar frente al octavo para los ejecutivos. 
  • El well-being, en el caso de los trabajadores, estaba por delante de otros aspectos tales como realizar nuevas tareas o mejorar las capacidades. 
  • En el caso de los ejecutivos de RR.HH., su preocupación era ligeramente superior a la del resto de directivos de la empresa, lo que deja a este departamento con pocos apoyos en la implementación de esta estrategia. Por tanto, las empresas que lo elevan a la categoría de estratégico podrían contar con una ventaja competitiva importante. 
     

Contar con el apoyo desde el nivel más alto de la jerarquía empresarial es muy importante para que su consecución sea un éxito.  

Hay que ir de la mano de la tecnología. Una tecnología habilitadora, que ayude a disminuir la ansiedad, aumentar la confianza en sí mismos, en sus superiores y compañeros. Que sirva para: 

  • Aprender a regularse a través de la autoconsciencia.  
  • Fomentar la colaboración y que las relaciones sean más sólidas dentro de los equipos. 
  • Y también tecnologías para ayudar a la gente a mantener y optimizar su salud y el bienestar mental. 
  • Mejorar el bienestar de los empleados tendrá positivas consecuencias para otros órdenes de la organización, como son la experiencia de los clientes, la innovación o la reputación de marca. Sacará lo mejor del potencial humano. 
Ventajas para las empresas

Ventajas para la empresa

Descubre las ventajas de nuestro seguro para la empresa

Más información