¿Qué son los brackets?

Aunque popularmente el término bracket se refiere de forma habitual a cualquiera de los tipos de aparatos fijos de ortodoncia, hay que advertir que esta denominación corresponde en realidad a cada una de las piezas sujetadas por aro de metal y que adhieren a la superficie frontal del diente (o en la posterior, si se trata de una ortodoncia lingual o invisible).

Hay que tener en cuenta que es el aro metálico la parte activa del aparato, es decir la que realmente ejerce la fuerza necesaria para empujar progresivamente los dientes hacia la posición que deben ocupar. Los brackets, en este caso, son elementos pasivos y cumplen la función de transmitir a los dientes esa fuerza. También conviene decir que los brackets pueden ir soldados al aro pegarse directamente al diente, siendo ésta última opción la que más se utiliza en la actualidad, ya que es la que menos daña el esmalte de los dientes.

Finalmente, los alambres y elásticos que completan marcan la dirección de empuje y se modifican o cambian en las diferentes sesiones de revisión que se realizan durante el tratamiento de ortodoncia, siempre en función de la colocación adquirida ya por el diente y aquélla a la que se desea llevarlo.

Tipos de brackets

La ortodoncia clásica utiliza habitualmente brackets metálicos, si bien desde hace tiempo existe una opción más estética gracias a que se pueden fabricar con otros materiales, como porcelana, circonio o zafiro. Todos ellos hacen que el aparato de ortodoncia sea menos visible: la porcelana porque su color se adapta al del diente, mientras que el circonio es transparente y el zafiro prácticamente traslúcido. En este íltimo caso, además se recubre el aro con una funda de teflón blanco, lo que hace que el parato sea muy poco visible cuando el paciente rí, habla o abre la boca para comer.

Otro de los avances importantes que se han incorporado en los últimos años a la ortodoncia son los denominados brackets de autoligado, que incorporan una especie de tapa que evita la necesidad de utilizar elásticos para ajustar el aparato y que no rozan con el aro, porque permiten que el movimiento de los dientes que se desea obtener con el tratamiento de ortodoncia se realice con mayor rapidez que con los brackets tradicionales.

Independientemente del tipo de brackets, de si están soldados al aro o adheridos al diente y de los tipos de ajuste que se utilicen, los aparatos fijos de ortodoncia tienen un diseño muy sofisticado que se realiza mediante un soporte informático en 3D, un molde del estado inicial de la dentadura y otro de los objetivos que se desea obtener. De este modo, se le proporciona la fuerza o potencia necesaria para mover progresivamente los dientes al lugar que deben ocupar e incluso en algunos casos modificar las dimensiones del maxilar superior, especialmente si el paciente es un niño.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados