Diabetes y problemas de erección

La diabetes es una enfermedad en la que el nivel de glucosa (azúcar) en sangre es demasiado alto. Un nivel alto de glucosa durante varios años puede dañar los tejidos y fibras del pene dificultando la erección.
¿Cómo afecta la diabetes a los problemas de erección?
La diabetes puede dañar los nervios, el tejido eréctil y los pequeños vasos sanguíneos en el pene:

  • El daño en el tejido eréctil no permitirá que las fibras musculares del pene se relajen adecuadamente, de manera que el pene no se puede llenar durante la erección.
  • El daño en los nervios puede dar lugar a menos sensaciones en el pene y menos señalización hacia él desde el cerebro, lo que hace más difícil conseguir y mantener una erección.
  • El daño en los vasos sanguíneos también impedirá que el tejido eréctil se llene de sangre.

diabetes y problemas de ereccion

Cualquiera que tenga diabetes y sienta que es la causa de problemas en su vida sexual debería hablar sobre ello con su médico. El médico puede comprobar si hay alteraciones en las arterias o el sistema nervioso. En algunas ocasiones estos aspectos necesitan atención especial por sí mismos. El médico también puede comprobar si algún medicamento que estés tomando contribuye a la disfunción eréctil.

Afortunadamente, el tratamiento para la disfunción eréctil en la diabetes ha mejorado considerablemente. A menudo el primer paso – reconocer el problema – es el mayor obstáculo. Una vez que se ha superado, y con ayuda y apoyo de tu pareja y del médico, puedes empezar el tratamiento.
¿Qué tratamientos hay disponibles?
La gran mayoría de los tratamientos disponibles en la actualidad pueden ser eficaces en hombres con diabetes. Se trata de encontrar el más adecuado para ti. Los medicamentos orales se usan a menudo como primera línea de tratamiento, (diferentes opciones de tratamiento con distinta duración de acción y algún tratamiento diario), teniendo en cuenta otras opciones de tratamiento si estas no funcionan.

Contenido proporcionado por Lilly

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Diccionario de Salud

  • A
  • B