Cólicos del bebé

Embarazo Maternidad Grande
  • Información
Volver
  • 7.6
  • estrella numero 1
  • estrella numero 2
  • estrella numero 3
  • estrella numero 4
  • estrella numero 5
  • Cólicos del bebé
  • 5 Votos

Cólicos del bebé

Cólico

Un cólico se manifiesta por el llanto incontrolable, con ataques de mal humor e irritabilidad, de un recién nacido por lo demás sano. Este trastorno, cuya causa se desconoce, no es perjudicial, aunque puede resultar muy angustioso para los padres y los cuidadores. Es muy frecuente, ya que afecta a hasta dos de cada diez bebés.

  • Acerca del cólico.
  • Síntomas del cólico.
  • Causas del cólico.
  • Diagnóstico del cólico.
  • Tratamiento del cólico.
  • Ayuda y apoyo.
  • Preguntas y respuestas.

Acerca del cólico.

El cólico se manifiesta por el llanto incontrolable de un bebé. No se conoce con cereza la causa que lo provoca.

Síntomas del cólico.

Por lo general, el cólico afecta a los bebés en las primeras semanas de su vida, pero suele remitir pasados unos cuatro meses. El llanto puede ser intenso y violento, y puede prolongarse varias horas al día, durante unas cuantas semanas. Aunque el llanto puede aparecer en cualquier momento, suele intensificarse hacia el final de la tarde y al anochecer. Incluso puede afectar al sueño del bebé.

Aunque no se cree que el cólico se deba a ningún tipo de dolor, puede parecer que el bebé sufre algún malestar o incluso dolor. A veces, los bebés arquean la espalda, se acercan las piernas a la barriga, tienen gases y se les enrojece la cara.

El cólico no es un trastorno grave. Las investigaciones indican que los bebés con cólico siguen comiendo y ganando peso, a pesar del llanto. Si en su bebé no se cumpliera esta condición, consulte con su Pediatra o médico de cabecera.

Probablemente, el principal problema de este trastorno es el estrés y la ansiedad que suele generar en la familia, sobre todo si se trata del primer hijo. Es posible que la madre se inquiete al no lograr consolar a su bebé, y que le resulte difícil soportar el llanto constante. Por eso, es importante que reciba apoyo y pueda tomarse un descanso si se siente superada por la situación.

Causas del cólico.

Se desconocen cuáles son las causas del cólico. Es posible que la presencia de gases dolorosos contribuya al cólico, pero no se dispone de datos suficientes para demostrar que esté asociado a trastornos digestivos.

Otra teoría es que, mientras el aparato digestivo madura, algunos bebés presentan intolerancia a determinadas sustancias, como la lactosa (azúcar de la leche) ingerida con la leche materna y la leche artificial. Sin embargo, son pocos los datos que respaldan esta teoría.

Otra causa posible puede ser el temperamento del bebé. Puede tratarse de un bebé muy sensible al entorno, y el llanto sería su reacción a los estímulos o los cambios.

Fumar durante el embarazo duplica las posibilidades de que el bebé sufra cólicos.

El reflujo gastroesofágico patológico también se asocia con el llanto excesivo en algunos bebés. Sin embargo, el vómito y la dificultad para tragar, que son síntomas del reflujo gastroesofágico patológico, no son frecuentes en los bebés con cólico.

Diagnóstico del cólico.

Es posible que le preocupe el llanto de su bebé y desee consultar con el médico de cabecera o la enfermera a domicilio para asegurarse de que no padece un problema grave.

Antes de acudir a su médico de cabecera, piense qué otras causas pueden estar provocando el llanto de su bebé. Entre ellas:

  • Gases (si le da biberón a su bebé, siéntelo de forma que esté perfectamente vertical para reducir la ingesta de aire; pregunte a su enfermera a domicilio cómo se hace esto correctamente).
  • Tomar la leche demasiado rápido (sobre todo en los bebés que se alimentan con biberón; quizá le ayude probar distintos tamaños de tetina).
  • Hambre o sed.
  • Cansancio.
  • Falta de contacto (hay bebés a los que les gusta estar siempre en brazos).
  • Temperatura (es posible que el bebé tenga demasiado calor o demasiado frío).
  • Picores (ropa o etiquetas que pican) o eczema.
  • Dolor (puede haber un origen identificable de dolor, como un sarpullido provocado por el pañal).

Si nada de lo anterior es lo que provoca el llanto de su bebé, quizá sea conveniente que consulte con el médico de cabecera o la enfermera a domicilio. Examinarán a su bebé y le preguntarán por su comportamiento. La información sobre cuándo llora, come o duerme su bebé, así como su patrón de evacuaciones intestinales, puede contribuir a determinar la causa del llanto.

Tratamiento del cólico.
No existen ni un único fármaco ni una cura demostrada para el cólico, pero puede probar algunas medidas que quizá le sirvan de ayuda. Cada bebé se consuela de un modo distinto y es posible que tenga que probar varios métodos hasta encontrar el que realmente funcione.

Autotratamiento.

Las técnicas siguientes pueden resultarle útiles para intentar calmar a su bebé:

  • Sostenga al bebé en brazos y camine o baile con él. Los bebés necesitan mucho contacto, y les encanta el movimiento.
  • Lleve al bebé en una mochila porta bebé, bien delantera, bien de espalda.
  • Intente utilizar una mecedora para bebés.
  • Cante bajito o hable a su bebé.
  • Cambie al bebé de posición, sosteniéndolo en posición vertical, para que pueda mirar más a su alrededor.
  • Intente calmar al bebé con ruidos o vibraciones continuos de los electrodomésticos, como el lavavajillas, la aspiradora o la lavadora.
  • Lleve al bebé de paseo, ya sea en el coche o en el carrito.
  • Déle un chupete para que pueda chuparlo.
  • Bañe al bebé, el agua tibia puede ayudarle a calmarlo.

Dietas de eliminación
Quizá convenga aplicar algunos cambios en la dieta. Funciona con algunos bebés, pero no se ha demostrado que trate el cólico.

Si su bebé toma leche artificial, la enfermera a domicilio puede sugerirle que cambie de marca.
Se cree que algunos bebés no digieren bien la lactosa, pero es algo que desaparece con la edad. Si se extrae leche materna para dársela en biberón o utiliza leche artificial que contiene leche de vaca, puede probar a añadir lactasa antes de dársela al bebé. La lactasa descompone la lactosa en el cuerpo y puede atenuar los síntomas en algunos bebés. Podrá comprar lactasa en las farmacias; recuerde leer siempre el prospecto informativo para el paciente y, en caso de duda, consulte a su farmacéutico.

Son muy pocos los datos que permiten sugerir que puedan reducirse los síntomas del cólico con una dieta hipoalergénica (sin leche, huevos, trigo ni frutos secos) o, si el bebé toma biberón, una leche artificial hipoalergénica. Si le da el pecho, pruebe a eliminar los productos lácteos de su dieta para ver si de esa forma se alivian los síntomas. Antes de eliminar otros alimentos de la dieta, como el trigo o los frutos secos, es mejor consultar al médico de cabecera. Si los síntomas remiten, hable con su médico de cabecera para que lo derive a un especialista, ya que, aunque no es muy frecuente, es posible que su bebé tenga intolerancia a la lactosa.

Los médicos no recomiendan utilizar leche de soja porque contiene una sustancia llamada fitoestrógeno. Simula la acción de una hormona (una sustancia química del cuerpo) llamada estrógeno, lo que puede suponer un riesgo para la salud reproductiva del bebé a largo plazo. Antes de utilizar leche de soja, consulte a su médico de cabecera o su enfermera a domicilio, ya que únicamente debe recurrirse a ella en circunstancias excepcionales.

Medicamentos

No se ha demostrado con certeza que la simeticona pueda atenuar los síntomas del cólico son limitados. Este tratamiento se utiliza para aliviar los gases atrapados. Otra posibilidad son las gotas o las soluciones para aliviar el cólico en los bebés, que pueden adquirirse sin receta. Pruebe estos remedios durante una semana para observar si se produce alguna mejoría.

Terapias complementarias

La manipulación quiropráctica de la columna o la osteopatía craneal pueden aliviar los síntomas. Sin embargo, apenas se dispone de datos que demuestren la efectividad de estos tratamientos.

También pueden aliviarse los síntomas de cólico con aromaterapia y un masaje en la barriga con aceite de lavanda. Dado que algunos remedios de herboristería y terapias complementarias pueden ser perjudiciales para los bebés, consulte siempre a un médico cualificado.

Ayuda y apoyo
Cuidar de un bebé que padece cólicos puede ser muy estresante, frustrante y difícil para cualquier padre o cuidador, en especial si se trata del primer hijo. Si siente frustración o decepción por no ser capaz de calmar a su bebé, déjelo en un lugar seguro, como una cuna, durante unos minutos y vaya a otra habitación para tranquilizarse. Un breve descanso le ayudará a evitar que su disgusto vaya en aumento.

Si siente que la situación le supera, pida a su pareja, un familiar o un amigo que le releven durante un rato, aunque no se trate más que de una o dos horas, para que pueda descansar de verdad del llanto del bebé.

Es bueno salir y encontrarse con otros padres con bebés de edad parecida al suyo; pida a su enfermera a domicilio información sobre grupos de actividades lúdico-educativas para niños en edad preescolar.


Preguntas y respuestas sobre el cólico

¿Es el cólico un trastorno común en una misma familia?

Respuesta

Sí. Existe un pequeño riesgo de que algunas de las posibles causas del cólico sean hereditarias.

Explicación
Los trastornos del sistema digestivo que provocan dolor abdominal (de barriga) y la intolerancia a la lactosa son motivos posibles por los que su bebé puede desarrollar un cólico. No es muy frecuente, pero a veces la intolerancia a la lactosa es un trastorno común en una familia. En consecuencia, si usted o su pareja presentan intolerancia a la lactosa, existe una pequeña posibilidad de que su bebé también la padezca.

Otra posible causa del cólico es el temperamento del bebé. No obstante, aunque su bebé hereda características de personalidad de usted y su pareja, es poco probable que influya en si su bebé desarrolla cólicos o no.

¿Alimentar al bebé de la forma incorrecta puede provocar cólico?

Sí. Es posible que, si el bebé no se sujeta bien al pecho de la madre o si no consigue tomar suficiente leche de los diferentes tipos de leche materna, acabe desarrollando un cólico.

Explicación

La leche materna se compone de calostro y leche madura. El calostro es la primera leche que toma el bebé cuando comienza la lactancia, es más acuosa y contiene menos grasas y más carbohidratos y lactosa. La leche madura es la que toma el bebé transcurridos unos días, es más espesa y contiene más grasas. El bebé necesita este tipo de leche, ya que aporta energía para más tiempo. Asimismo, puede que tenga un efecto tranquilizante.

Si el bebé no se sujeta bien al pecho de la madre mientras mama, el pecho no se vaciará de forma correcta y no conseguirá leche madura suficiente. El bebé se sentirá hambriento enseguida, por lo que volverá a tomar calostro, más pobre en grasas. Esto significa que el bebé tiene que digerir más lactosa, por lo que es más probable que se produzca un cólico.

Si cambia al bebé de pecho en mitad de la toma, tampoco tomará suficiente leche madura. Es importante que deje que el bebé termine de vaciar por completo un pecho antes de cambiarlo al otro si parece que todavía tiene hambre.


Estoy dando el pecho. ¿Es posible que mi dieta provoque cólicos a mi bebé?

Respuesta
Si da el pecho, existe una pequeña posibilidad de que determinados alimentos que usted coma puedan provocar que su bebé desarrolle los síntomas de un cólico. No obstante, es importante que no elimine demasiados alimentos de su dieta, ya que entonces podría no tomar las cantidades suficientes de determinados nutrientes.

Explicación
Existen algunos casos de bebés en los que el cólico puede estar provocado por una intolerancia a la lactosa. Si da el pecho, puede intentar eliminar la leche de vaca (que contiene lactosa) de su dieta para ver si así se atenúan los síntomas de su bebé.

También puede extraerse leche materna para dársela al bebé en un biberón y añadirle unas gotas de lactasa. Si su bebé toma biberón, puede agregar unas gotas de lactasa a la leche artificial. La lactasa descompone la lactosa en el cuerpo y puede atenuar los síntomas en algunos bebés. Podrá comprar lactasa en las farmacias; recuerde leer siempre el prospecto informativo para el paciente y, en caso de duda, consulte a su médico o farmacéutico.

Es posible que, si da el pecho, eliminando la leche, los huevos, el trigo y los frutos secos de su dieta se alivien los síntomas de su bebé. Si le da el biberón, puede probar con una leche hipoalergénica. No obstante, no se dispone de datos suficientes que demuestren la eficacia de este remedio. En ningún caso elimine de su dieta ni de la de su bebé la leche de vaca ni ningún otro grupo alimentario sin hablar primero con su médico de cabecera o su enfermera a domicilio.

Algunas madres sugieren que comer menos cantidad de alimentos como el brécol, las cebollas y la col, que producen muchos gases, puede reducir el cólico. Es posible que reducir la ingesta de comida especiada y cafeína también ayude. No obstante, no se ha demostrado científicamente que estas medidas resulten beneficiosas.


CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO
La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.
En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.
La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.
La información intercambiada en este servicio es confidencial, sin embargo su contenido podrá ser publicado omitiendo toda referencia a datos personales.

Volver
  • Valora este artículo

_Calcular Seguro Salud

Contratación telefónica
901 400 502

masaje infantil

fisioterapia infantil

estética postparto

[www.sanitas.es-WCS_Server_11]