Consejos jovenes deportistas

Hace poco tiempo se ha publicado en una importante revista científica australiana de deportes (Journal of Science and Medicine in Sport) un trabajo realizado en Brasil sobre la importancia en tenistas jóvenes de una preparación física conveniente, así como una cuidadosa nutrición e ingesta de agua.

Durante un año se estudiaron a los participantes de Circuitos Junior, bajo las características peculiares de calor y humedad típicas de ese país.

Si bien las lesiones agudas no son muy frecuentes en tenis, las producidas por sobrecarga y continuo esfuerzo son bastante frecuentes. Esta sobrecarga o sobreesfuerzo, es debida a una atención insuficiente en la preparación física (pretemporada, calentamiento, y recuperación post-esfuerzo asistida por estiramientos musculares) y una pauta de alimentación incorrecta.

Menú saludable para jóvenes deportistas: ensalada, carne con verduras, fruta y agua

El estudio y las conclusiones son aplicables a cualquier deporte, con las pertinentes variaciones.

A pesar de una atención técnica adecuada, muchos jóvenes no llegan a un nivel profesional o unos resultados apetecibles, debido a lesiones bien articulares, bien musculares o tendinosas que se cronifican.
"Las lesiones en los torneos también se derivan de una pauta nutritiva deficiente".
Este tipo de lesiones crónicas inicialmente no se manifiesta súbitamente, sino que va alterando imperceptiblemente las características de músculos y articulaciones hasta establecerse una lesión que se prolonga en el tiempo y que puede dañar el futuro profesional de esos jóvenes aspirantes.

Se estudiaron 13 campeonatos de tenis, donde se realizaron 2.307 partidos, 4.602 sets y 40.576 juegos, tanto en chicos como en chicas, comprendidos entre 10 y 18 años.

Las lesiones más frecuentes fueron contracturas musculares (27.1 %), fatiga y dolor muscular (12.9%), roturas fibrilares (12.5%), lesiones de tendones (7.1 %), calambres (4.3 %), esguinces de tobillo (4.3%) y molestias de espalda (3.6%).

El estudio generó las siguientes conclusiones:

  • La mayoría de los accidentados no realizaban estiramientos musculares adecuada ni antes ni después del partido (preesfuerzo y post-esfuerzo).
  • La hidratación no era adecuada.
  • La pauta nutritiva era realizada sin la atención que requiere un esfuerzo tan notable como es la de participar en un torneo.

Los estiramientos deben ser indicados por el entrenador o monitor físico. Como ejemplo, se pueden realizar unos treinta minutos antes de iniciar la competición comenzando con una carrera suave de unos 10 minutos. Mantener el estiramiento, sin forzar, sin rebotes, durante unos 20 segundos, repitiendo tres veces, con un descanso intermedio de 30 segundos.

La alimentación general debe ser pautada por un especialista en Endocrinología y Nutrición que practique la Nutrición Deportiva, tras estudios de constitución física (masa magra, masa grasa y contenido corporal de agua), equilibrando proteinas, hidratos de carbono y grasas.

Pescados azules, aún en conserva, huevos, pollo, pavo, frutas y hortalizas, más pasta y arroz con especias y aceite de oliva crudo, son las materias primas selectas, Quesos curados, fritos, bollería, chocolate, embutidos, mantequilla deberán ser vigilados. Obviamente, las bebidas alcohólicas incluida la cerveza, suprimidas. Y siempre, agua abundante.

La alimentación previa a un partido debe ser rica en hidratos de carbono compuestos (pasta, arroz, pan, mejor integrales.; también patata cocida o asada) dos horas antes de la competición, con sal y especias, acompañado por una ingesta generosa de agua (dos-tres vasos, bebidos a intervalos, sin que represente una sobrecarga para el estómago).

Durante el partido se debe beber antes de tener sed, porque ello es muestra de que ya existe un déficit hídrico. Habitualmente beber unos sorbos cada cambio de campo. Proveerse de un plátano (con pequeño mordisco cada tres juegos) o un envase de dos litros donde se hayan exprimido seis naranjas medianas, más seis cubitos de hielo, una cucharada de fructosa y completado con agua (tres sorbos cada cambio de campo).

Terminado el partido, se practicará nuevamente estiramientos suaves y se beberá agua o bebidas isotónicas diluidas al 50 % con agua (uno-dos litros o más), además de yogur líquido o proteínas de suero de leche (una o dos cucharadas diluídas).

Es muy importante la ingesta de zumo de frutas cítricas con fructosa y proteínas de fácil digestión dentro de la primera hora tras esfuerzo. Ejercicios de espiración e inspiración profundas y relajadas.

El descanso nocturno debe ser amplio no inferior a ocho horas, evitando trasnochar.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Contenidos relacionados

Podemos ayudarte

Dinos qué servicio te interesa y contactaremos contigo:

El envío del formulario supone la aceptación de la política de privacidad de Sanitas.