Cirugía General y Digestiva

Cirugía general y del Aparato Digestivo

La de Cirugía General y Digestiva es la especialidad de la Medicina que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades cuyo tratamiento requiere generalmente de la realización de una intervención quirúrgica, sea ésta de urgencia o programada; y cuyo origen sea benigno, traumático o relacionadas con un cáncer. Su campo de intervención es el aparato digestivo, pared abdominal, mama, piel, sistema endocrino, afecciones externas de cabeza y cuello, etc.

Patologías

Algunas de las enfermedades que interesan a la especialidad de Cirugía General y Digestiva, en ocasiones pueden solaparse con otras especialidades médicas en cuanto se refiere a su resolución con una intervención quirúrgica, pero en todo caso el cirujano general está preparado para hacerlo:

  • Apendicitis. La apendicectomía, extracción del apéndice, es una intervención sencilla de la que habitualmente se ocupan los cirujanos generales, tanto si se trata de una urgencia o no. La apendicitis es una inflamación aguda del apéndice, con un aumento de presión en su interior que puede llegar a provocar su rotura y, como consecuencia, una peritonitis.
  • Granulomas. Es un área pequeña de inflamación que surge en alguna parte del cuerpo (piel u otros órganos) que puede deberse a diferentes causas. Por lo general tienen carácter benigno y el problema se resuelve con su ablación.
  • Colelitiasis. Es como se denomina a la formación de piedras en el interior de la vesícula. Si no se consigue disolverlas, por ejemplo, mediante litotricia, la única opción es la cirugía para extraer la vesícula.
  • Hernias. Pueden ser de diferentes tipos (hiato, umbilical, inguinal, etc.) y se producen porque una parte del intestino o el esófago se salen de su posición natural. Muchas de ellas sólo causan molestias y síntomas ocasionales, pero la única solución definitiva es la cirugía, a la que se recurre cuando la hernia afecta de manera permanente a la funcionalidad del aparato digestivo.
  • Hemorroides. Son venas varicosas que se producen en torno al ano o en el recto. Cursa con picor y enrojecimiento de la zona anal y dolor durante la defecación, además de poder producirse pequeñas hemorragias. Se operan cuando son externas y no se pueden reducir.
  • Quistes. Los quistes son bolsas que se pueden formar en los diferentes tejidos del organismo, conteniendo un líquido o semisólida cuya naturaleza depende de la causa. Los quistes sebáceos, por ejemplo, son muy frecuentes. En cualquiera de los casos, se eliminan quirúrgicamente.
  • Alteraciones de la glándula tiroides. Las patologías relacionadas con la glándula tiroides, (hipertiroidismo, bocio, etc.) a veces exigen una solución quirúrgica, que suele llevar a cabo el cirujano general.
  • Obstrucción u oclusión intestinal. Es una interrupción mecánica del tránsito intestinal en alguna parte del intestino delgado y que se produce por la existencia de adherencias debidas a una intervención quirúrgica previa o por otras causas, como la existencia de un tumor. Los síntomas más claros son dolor y distensión abdominales, aparte de incapacidad para defecar. Se recurre a la cirugía para su resolución cuando los tratamientos establecidos no surten efecto.
  • Adherencias. Se forman generalmente al hacer sufrido una cirugía abdominal y son bandas de tejidos que forman una especie de tejido cicatricial que hace que dos tejidos se adhieran y no tengan libertad para moverse. Generalmente no causan problemas, salvo que hay que practicar una nueva intervención quirúrgica a la que añade cierto grado de dificultad. Sin embargo, pueden causar estreñimiento, oclusión intestinal, impedir la eliminación de gases, cólicos abdominales y otros problemas intestinales.
         

Pruebas diagnósticas

Hay diferentes pruebas diagnósticas que se pueden realizar para detectar la existencia de enfermedades que afecten al sistema venoso y arterial:

  • Radiología. Dependiendo de las dolencias, la radiografía, el TAC (con o sin contraste) o la resonancia magnética, son pruebas diagnósticas que aportan información suficiente para el diagnóstico.
  • Biopsia. Cada vez que se extrae una adenopatía, quiste o granuloma es necesario analizar los tejidos eliminados para descartar un diagnóstico de malignidad. En otros casos se realiza por aspiración como parte del procedimiento diagnóstico (por ejemplo, en patologías tiroideas).
  • Ecografía. Una ecografía puede aportar información suficiente en determinadas patologías, como es el caso de determinar la existencia de piedras en la vesícula.
  • Colonoscopia. Es una endoscopia que se realiza por vía rectal para estudiar el recto y el intestino grueso. En ocasiones se utiliza también para realizar biopsias durante el procedimiento exploratorio y poder así analizar el tejido lesionado.
  • Endoscopia gastrointestinal superior. Permite el estudio visual del esófago, el estómago y el intestino delgado y consiste en la introducción de un endoscopio por la boca hasta llegar al punto deseado. El tipo de endoscopia dependerá de la patología de que se trate. Puede ser diagnóstica o terapéutica.
  • Test del aliento. Es una prueba que se utiliza para detectar la presencia de la bacteria Helicobacter pylori en el estómago, ya que es una causa muy frecuente de úlcera de estómago.  
      

Tratamientos

Al tratarse de cirugía, todos los tratamientos son intervencionistas, utilizándose diferentes técnicas quirúrgicas en función del tipo de patología y de la gravedad de la misma:

  • Cirugía ambulatoria. Se realiza sin necesidad de ingresar al paciente y generalmente con anestesia local, de modo que éste puede regresar a su casa después de la intervención y hacer una vida práctica normal desde el primer momento.
  • Cirugía laparoscópica. Es una técnica mínimamente invasiva que se lleva a cabo realizando dos o tres incisiones en el abdomen, para introducir un endoscopio con una cámara para visualizar el campo quirúrgico y los otros con el instrumental necesario. El paciente suele permanecer ingresado entre 24 y 48 horas.
  • Cirugía mayor o cirugía abierta. Se incluyen en este epígrafe las cirugías más complejas y de mayor riesgo, necesarias cuando la patología a tratar no es abordable con técnicas menos invasivas. 
      

El equipo de Cirugía General y Digestiva de los Centros Médicos Milenium está capacitado para actuar en todo momento y ante cualquiera de las enfermedades que corresponden a su campo de actuación, tanto si se trata de urgencias médicas o no. Si tienes alguno de los problemas descritos o síntomas que puedan hacer pensar en alguna de esas patologías, podrás consultar con nuestros especialistas, realizar las pruebas diagnósticas necesarias y recibir el tratamiento más indicado.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).