Neurología

Neurología en Centros Médicos Milenium

La Neurología es la especialidad médica que se ocupa del estudio, la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y rehabilitación de todas las enfermedades que puedan afectar al conjunto del sistema nervioso, incluyendo el sistema nervioso central y el periférico.  

Patologías

Las patologías más frecuentes que se abordan en Neurología son las siguientes:

  • Ictus. Aunque se trata de una patología de origen cardiovascular, la consecuencia directa es la muerte de una zona de tejido cerebral, lo que se traduce en síntomas neurológicos, como parálisis facial, hemiplejia, debilidad muscular, dificultad en el habla y alteraciones en el comportamiento y las emociones.
  • Trastornos craneoencefálicos (TCE). Se deben a traumatismos directos sobre el cerebro y, en función de su gravedad, pueden producir secuelas neurológicas de mayor o menor intensidad.
  • Epilepsia. Es una alteración de la actividad neuronal que se traduce en episodios convulsivos, pudiendo también generar un comportamiento inusual en el paciente.
  • Demencias. Hay muchos tipos de demencia, como la enfermedad de Alzheimer, la de origen cardiovascular, la de cuerpos de Levy, etc. Los síntomas neurológicos afectan a la memoria, la capacidad de razonamiento, trastornos del lenguaje, a las habilidades en la realización de las actividades básicas de la vida diaria, etc.
  • Enfermedad de Parkinson. Es una enfermedad degenerativa, y por tanto progresiva, del sistema nervioso central. Afecta fundamentalmente al movimiento, aunque según avanza también produce otros síntomas, como trastornos del lenguaje y el habla y demencia.
  • Migrañas. Se suele definir como un dolor de cabeza que se produce de forma recurrente, con intensidad variable y pulsátil, que por lo general afecta a un solo lado de la cabeza. Puede ir acompañado con náuseas, vómitos e hipersensibilidad a la luz, el ruido y ciertos olores.
  • Esclerosis múltiple. Es una enfermedad progresiva que daña el cerebro y la médula espinal reduciendo la mielina, una sustancia que recubre las células nerviosas. Los síntomas más frecuentes son visión doble, debilidad motora, neuritis óptica, dolor, sensación de fatiga, etc.
  • Meningitis. Es una enfermedad infecciosa que causa la inflamación de las meninges, la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal. Puede ser muy grave e incluso comprometer la vida del paciente o dejar secuelas irreversibles.
  • Trastornos del sueño. Pueden ser de diferentes tipos, como el insomnio o la narcolepsia. Deben ser debidamente estudiados y diagnosticados en la consulta del neurólogo.
  • Tumores cerebrales. Pueden ser benignos o malignos. Dependiendo del tamaño y localización pueden causar síntomas muy diversos: convulsiones, dolores de cabeza, pérdida de oído y/o vista, trastornos de la personalidad, alteraciones de la memoria, estados de confusión, etc.
       

Pruebas diagnósticas

En Neurología se utilizan medios diagnósticos de todo tipo, unos de uso general y otros específicos:

  • Examen neurológico. Mediante diferentes técnicas muy sencillas se evalúan las habilidades motoras y sensoriales del paciente: equilibrio, coordinación, visión, oído, alteraciones del comportamiento y de las emociones, estado mental, etc.
  • Fluoroscopia. Es una técnica radiológica utilizada para valorar el flujo sanguíneo cerebral.
  • TAC. Es una de las pruebas diagnósticas más utilizadas en Neurología, ya que permite ver con precisión los tejidos cerebrales y de la médula espinal.
  • Resonancia magnética. Permite estudiar las partes blandas y, por tanto, identificar alteraciones en los tejidos cerebrales
  • Angiografía. Permite visualizar con precisión las arterias y venas cerebrales. Se utiliza para detectar accidentes cerebrovasculares, tumores, aneurismas, etc.
  • Ecografía cerebral. Permite detectar tumores, hemorragias cerebrales y malformaciones de los principales vasos sanguíneos del cerebro.
  • Punción lumbar. Se utiliza para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo para su análisis. De este modo se puede detectar una infección o posibles hemorragias cerebrales, además de ayudar a diagnosticar la esclerosis múltiple y otras patologías neurológicas.
  • Electroencefalograma (EEG). Permite analizar la actividad cerebral e identificar el daño cerebral causado por diferentes patologías, así como trastornos convulsivos o tumores. También se utiliza en el diagnóstico de los trastornos del sueño.
  • Mielografía. Es una fluoroscopia que se realiza con contraste para el estudio completo de la médula espinal, incluyendo las raíces de los nervios y las meninges.
  • Polisomnografía. Mide la actividad cerebral y corporal durante el sueño. Se realiza en una Unidad del Sueño y se monitoriza al paciente durante toda la noche mientras duerme, registrando las ondas cerebrales, los movimientos oculares, la espiración, la actividad muscular esquelética y de las piernas, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
         

 Tratamientos

Los tratamientos más frecuentes utilizados para las enfermedades neurológicas son los siguientes:

  • Medicamentos. Muchas de las enfermedades neurológicas se tratan con fármacos: anticonvulsivos, anticolinérgicos, benzodiacepinas, antibióticos, etc. También otros para el tratamiento de síntomas específicos.
  • Estimulación cerebral profunda. Es un tratamiento en el que se utiliza un neuroestimulador, un aparato que envía señales eléctricas a través de unos electrodos implantados en el cerebro a zonas concretas del cerebro, como aquéllas que controlan el movimiento, el dolor o el estado de alerta.
  • Cirugía estereotáxica. Se realiza con un aparto denominado Gamma-knife, que permite concentrar un haz de radiación gamma en un punto concreto del cerebro, sin dañar los tejidos circundantes. Se utiliza para el tratamiento de aneurismas o tumores benignos.
  • Neurorradiología intervencionista. Se utilizan catéteres que se introducen en los principales vasos sanguíneos que van al cerebro para tratar trastornos vasculares que pueden afectar al sistema nervioso. Puede colocarse un stent, si existe un problema de estrechamiento, o una espiral, en el caso de un aneurisma. También se puede recurrir a esta técnica para realizar una radioterapia en casos de tumores cerebrales.
  • Craneotomía. Así se denomina a la cirugía abierta que implica la abertura del cráneo para actuar sobre una zona concreta del cerebro.
  • Microcirugía. Se utiliza un microscopio para intervenir zonas muy concretas y pequeñas. Además, el instrumental también es más pequeño, aunque muy preciso, por lo que las aberturas en el cráneo son mínimas.
  • Terapia ocupacional. Es muy importante en las enfermedades neurológicas degenerativas, ya que permite que los pacientes puedan mantener sus habilidades sociales y las necesarias para realizar las actividades básicas de la vida.
  • Fisioterapia/rehabilitación neurológica. Permite mantener, reducir o recuperar los efectos de las enfermedades neurológicas en el movimiento, el habla, el lenguaje, la memoria, la coordinación, etc.
      

Si padeces alguna enfermedad neurológica o presentas síntomas relacionados con el movimiento, la memoria, el lenguaje u otros que puedan inducir la sospecha de que exista un problema neurológico, en los Centros Médicos Milenium de Sanitas te atenderá un equipo de neurólogos altamente cualificados que cuentan con los mejores recursos diagnósticos y terapéuticos para el tratamiento de este tipo de patologías, y el apoyo de expertos neurofisiólogos y neurociujanos.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).