Neumología

Neumología en Centros Médicos Milenium

La Neumología es la especialidad médica cuyo campo de actuación se centra en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del aparato respiratorio y, de forma más específica, a los pulmones, el mediastino y la pleura.  

Patologías

Las enfermedades que pueden afectar a las vías respiratorias altas y bajas son numerosas, aunque entre las más frecuentes se pueden destacar las siguientes:

  • EPOC. La enfermedad pulmonar obstructiva crónica es una patología en la que el flujo de aire en los pulmones está significativamente limitado. Tiene una evolución progresiva y no es reversible, siendo la disnea su principal síntoma, a veces acompañada con tos crónica. Suele estar causada por el tabaquismo y la exposición a la contaminación ambiental del aire.
  • Neumonía. Es una enfermedad infecciosa que puede estar causada por diferentes tipos de bacterias. Sus síntomas son fiebre, dolor torácico, tos, expectoración y dificultad para respirar. En las personas muy mayores reviste una especial gravedad.
  • Asma bronquial. Es una enfermedad crónica que cursa con episodios intermitentes (crisis) de dificultad respiratoria, tos y sibilancias. En muchos casos, como sucede con el asma infantil, está causada por una alergia.
  • Apnea del sueño. Supone sucesivas paradas respiratorias durante el sueño, lo que causa un cansancio inhabitual durante el día y una tendencia a quedarse dormido mientras se realizan las actividades habituales.
  • Pleuritis. Suele estar causada por una infección respiratoria que causa la inflamación de la pleura (una membrana que envuelve el pulmón) y que se manifiesta con tos seca y dolor torácico agudo.
  • Fibrosis quística. Es una enfermedad hereditaria de carácter crónico y progresivo y que genera un moco que se acumula en los pulmones y el páncreas y favorece la aparición de infecciones respiratorias graves y problemas digestivos importantes. Las personas que la padecen suelen ser candidatos a un trasplante de pulmón.
  • Neumotorax. Es un colapso pulmonar que se produce por la presión generada por la entrada de aire en el espacio interpleural. Puede ser espontáneo, traumático o artificial (causado intencionadamente con fines terapéuticos)
  • Cáncer de pulmón. Este tipo de cáncer es, con el de mama, el más frecuente y el de mayor mortalidad. Puede tener diferentes causas, pero la más importante es el tabaquismo y la contaminación ambiental de las ciudades, así como la exposición a distintos agentes tóxicos.
  • Bronquitis. Se define así la inflamación de la membrana mucosa que reviste los bronquios. Puede ser aguda o crónica. En el primer caso se trata de una infección vírica, pero cuando es crónica es una forma de EPOC.
  • Enfisema. Es una forma de EPOC en la que resultan dañadas las paredes de los alveolos, que además se inflaman, dificultando el paso del aire.
  • Enfermedades respiratorias ocupacionales. Esta denominación engloba a un conjunto de enfermedades cuya causa es la continua exposición e inhalación de partículas de determinados materiales que se acumulan en los pulmones. Entre ellas destacan la silicosis, la asbestosis, el síndrome de Ardystil o la neumonitis por hipersensibilidad.
         

Pruebas diagnósticas

  • Radiografía. Es probablemente la técnica de diagnóstico por imagen más utilizada, al menos de forma inicial, ya que permite detectar con claridad las principales anomalías existentes en los pulmones.
  • TAC torácico. Se suele realizar con contraste. Se suele recurrir a él cuando se sospecha de la existencia de un cáncer de pulmón o para estudiar la acumulación de líquidos (hemorragia, pleuritis, etc.). en los pulmones.
  • Resonancia magnética. Es una prueba habitualmente utilizada en los pacientes con cáncer de pulmón.
  • Gasometría. Permite evaluar de forma objetiva la función respiratoria. Se lleva a cabo extrayendo una muestra de sangre de una arteria a partir de la cual se mide el pH, las presiones arteriales de oxígeno y dióxido de carbono y la concentración de bicarbonato.
  • Fibrobroncoscopia. Se realiza por vía endoscópica para observar el interior de la tráquea y los bronquios y, en su caso, realizar una biopsia.
  • Flujometría. Se utiliza para medir el grado de obstrucción de las vías respiratorias.
  • Espirometría. Haciendo que el paciente sople a través de una boquilla, se mide el flujo de aire y el volumen pulmonar.
  • Pruebas de broncoprovocación. Con ellas se intenta averiguar si las vías respiratorias tienen una reacción anómala ante la presencia de determinadas sustancias o situaciones
  • Prueba de esfuerzo. Se realiza para saber si existe alguna limitación respiratoria como respuesta al ejercicio e identificar las posibles causas.
        

 Tratamiento

  • Drenaje pleural. Se realiza en caso de derrames pleurales o neumotórax y supone la realización de una punción en el tórax a través de la cual se introduce un tubo para favorecer la salida del líquido y mantener expandido el pulmón impidiendo la entrada de aire exterior.
  • Medicamentos. Antibióticos, broncodilatadores, antituberculosos, expectorantes, mucolíticos, corticoesteroides… son muchos los medicamentos que se pueden utilizar en el tratamiento de las enfermedades respiratorias, ya sea con fines curativos o para el control o evitación de síntomas.
  • Fisioterapia respiratoria. Es necesaria en pacientes que presentan algún grado de insuficiencia respiratoria y puede incluir el entrenamiento de los músculos que intervienen en la respiración y de brazos y piernas.
  • Oxigenoterapia. Se administra oxígeno en concentraciones más elevadas de las que hay en el aire. Se utiliza en pacientes con dificultades respiratorias o hipoxia (baja concentración de oxígeno en la sangre).
  • CPAP. Su nombre completo es presión positiva continua de las vías respiratorias. Utiliza una bomba de aire para mantener abierta la tráquea y evitar el colapso de las vías respiratorias en pacientes con determinadas patologías respiratorias.
  • Neumonectomía. Es una cirugía en la que se realiza la extracción total o parcial de un pulmón, lo que puede estar indicado en casos de cáncer, enfisema, absceso pulmonar, atelactesia y otras patologías del aparato respiratorio.
  • Trasplante de pulmón. Las patologías que con mayor frecuencia requieren un trasplante de pulmón son la EPOC, la fibrosis quística, la fibrosis pulmonar o la hipertensión pulmonar primaria.
           

Si tienes alguna de las enfermedades descritas o tienes dificultades respiratorias de forma habitual en el servicio de Neumología de los Centros Médicos Milenium de Sanitas te atenderán especialistas altamente cualificados que cuentan con los medios diagnósticos más avanzados para poder identificar la causa de este problema.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).