Inmunología

Inmunología en Centros Médicos Milenium

La Inmunología es la especialidad médica que se centra en el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario y, como consecuencia, de los órganos, tejidos y células que modulan la respuesta del organismo ante la presencia de agentes patógenos externos (bacterias, virus, parásitos, toxinas, etc.)

Patologías

Las enfermedades inmunológicas se producen porque falla alguno de los mecanismos del sistema inmunológico que regulan la respuesta del sistema inmune y, dependiendo de su cusa, se clasifican en tres grandes grupos:

  • Alergia y asma. Es una respuesta inmunitaria desproporcionada a sustancias (polen alimentos, metales, sustancias químicas, etc.) que habitualmente no son dañinas para el organismo. Esta respuesta puede generar toda una serie de síntomas: asma, rinoconjuntivitis, dermatitis, urticaria, shock anafiláctico, etc.
  • Inmunodeficiencias. Son aquéllas en las que falta uno o más componentes del sistema inmunitario, independientemente de cuál sea la causa. Las más destacables son:
    • Inmunodeficiencia combinada severa (SCID). Esta causada por diferentes anomalías del sistema inmune, unas ligadas a los linfocitos B y otras a los T. Produce infecciones pulmonares graves y diarreas infecciosas severas.
    • Síndrome de Job. Es una enfermedad hereditaria que se manifiesta con infecciones producidas por tener aumentados los niveles de inmunoglobulina E (IgE).
    • Ataxia- Telangiectasis. Es una enfermedad hereditaria que se manifiesta en la infancia y tiene diferentes síntomas neurológicos, además de otros. El primero en manifestarse es la de inestabilidad al caminar.
    • Enfermedad granulomatosa crónica (CGD). Se caracteriza por la falta de capacidad de las células fagocitarias de matar a los agentes patógenos lo que hace que se manifieste con infecciones bacterianas y fúngicas severas y recurrentes, siendo frecuentes la aparición de abscesos y granulomas.
    • Deficiencia de inmunoglobulina selectiva. Favorece la aparición de infecciones pulmonares, sinusoidales y gastrointestinales que se repiten con frecuencia.
  • Enfermedades autoinmunes. Son todas aquellas en las que el sistema inmunológico ataca al propio organismo al no reconocerlo como algo propio. Las más conocidas son las siguientes:
    • Lupus. Es más frecuente en mujeres que en hombres y se suele diagnosticar entre los 14 y los 40 años. En este caso el organismo no reconoce algunos tipos de tejidos del organismo (cerebro, corazón, riñones, piel articulaciones, etc.) y los ataca.
    • Esclerodermia. Su principal característica es que la piel se endurece y se hace más gruesa, aunque también puede afectar a otros órganos, como el sistema digestivo, los pulmones el corazón o los riñones.
    • Celiaquismo. Se presenta en personas marcadas genéticamente cuyo sistema inmune reacciona ante la presencia de gluten o trazas de esta sustancia en los alimentos.
    • Artritis reumatoide. Es una enfermedad crónica que afecta a los tejidos que revisten las articulaciones causando daños en los cartílagos, los huesos, los ligamentos y los tendones. Cursa con dolor e inflamación de las articulaciones. También puede afectar a otros órganos.
    • Esclerosis múltiple. Aunque no se conoce su causa, se la considera una enfermedad autoinmune que afecta al sistema nervioso (cerebro y médula espinal). Puede ser inicialmente leve, pero es posible que tenga un curso progresivo que puede ser frenado o ralentizado con tratamiento farmacológico.
         

Pruebas diagnósticas

Para el estudio y diagnóstico de las enfermedades inmunológicas las técnicas diagnósticas dependerán del tipo de afección:

  • Test cutáneos de sensibilidad alérgica. Pruebas como el test de Prick se realizan para conocer cuáles son los alérgenos que producen los síntomas alérgicos y los episodios de asma como reacción del sistema inmunológico a su presencia.
  • Analítica de sangre. Se puede utilizar para detectar la presencia o ausencia de determinados anticuerpos antinucleares que caracterizan algunas enfermedades autoinmunes. También para identificar en cultivos los agentes patógenos que causan las infecciones de repetición que se dan en las inmunodeficiencias.
  • Punción lumbar. Es necesaria en el caso de esclerosis múltiple o la ataxia, para poder analizar el líquido cefalorraquídeo.
  • Diagnóstico por imagen. En sus diferentes modalidades (radiografía, TAC o resonancia magnética) se utiliza habitualmente en patologías que afectan a huesos, articulaciones y ligamentos o tendones, como la artritis reumatoide o el lupus.
  • Capilaroscopia. Permite detectar eventuales alteraciones de la microcirculación, como las que ocurren en la esclerodermia.
  • Biopsias. En la enfermedad celíaca, por ejemplo, es muy útil un análisis del tejido de las paredes del duodeno, que se obtiene mediante la realización de una endoscopia.
  • Pruebas genéticas. Algunas de las enfermedades inmunológicas se caracterizan par la presencia de ciertas pruebas genéticas. En estos casos su identificación facilita tanto el diagnóstico como el pronóstico y el tratamiento.
  • Artroscopia. Es necesaria en enfermedades como la artritis reumatoide para conocer con precisión el grado de afectación y valorar la necesidad de hacer una cirugía reparadora.
       

Tratamientos

Puede decirse que la cirugía pediátrica es una subespecialidad de otras especialidades concretas, por lo que los procedimientos quirúrgicos que se realizan en pediatría se pueden clasificar en función de estas especialidades:

  • Medicamentos. Algunas de estas enfermedades no tienen cura, pero es posible realizar un tratamiento farmacológico que ayude a controlar su evolución.
  • Tratamiento sintomático. Al no tener un tratamiento específico en el caso de numerosas enfermedades inmunológicas se recurre al tratamiento de los síntomas cada vez que estos se presentan. Pueden utilizarse inmunomodulares, analgésicos, antibióticos, antihistamínicos, antiinflamatorios, etc.
  • Fisioterapia. Ciertas enfermedades conllevan la necesidad de mantener sesiones continuas de fisioterapia rehabilitadora. Este es el caso, por ejemplo, de la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple o la ataxia.
  • Oxigenoterapia. Las enfermedades inmunodeficitarias que causan infecciones graves en los pulmones pueden hacer necesaria la administración de oxígeno al paciente para favorecer la función respiratoria.
  • Cirugía. En ocasiones, la progresión de la artritis reumatoide requiere el uso de la cirugía para devolver el movimiento a la articulación afectada y eliminar el dolor.
       

Las enfermedades inmunológicas requieren de un seguimiento permanente del paciente, además de un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. Los Centros Médicos Milenium cuentan con especialistas en Inmunología que te ayudarán a tratar y controlar tu enfermedad haciendo que tengas la mejor calidad de vida posible.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).