Cirugía Oral y Maxilofacial

Cirugía Oral y Maxilofacial

La especialidad de Cirugía Oral y Maxilofacial se ocupa del estudio, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades congénitas y adquiridas del cráneo, cara, cabeza y cuello, cavidad oral y maxilares (incluyendo la dentición), independientemente de su causa.

Patologías

La Cirugía Oral y Maxilofacial trabaja a menudo en colaboración con otras especialidades médicas, aunque tiene una clara especificidad en cuanto a las enfermedades o patologías que afectan a la estructura de la cabeza y cuello:

  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM). La ATM es el punto de encuentro de los maxilares superior e inferior y, por tanto, la articulación que determina el movimiento de la boca en todas sus funciones. Puede sufrir diferentes tipos de patologías, ya sean de origen degenerativo, traumático o tumoral.
  • Malformaciones faciales. Algunas de ellas están asociadas a síndromes o enfermedades congénitas y pueden afectar al cráneo, la nariz, las órbitas oculares o los maxilares superior e inferior. Todas ellas tienen una solución quirúrgica más o menos compleja.
  • Enfermedades de la mucosa oral. La mucosa oral es todo el tejido que recubre el interior de la boca y puede sufrir lesiones de tipo traumático, infeccioso o inflamatorio. El cáncer oral es otra de las posibles patologías
  • Traumatismos faciales. Este tipo de traumatismos suele derivar en distintos tipos de fracturas (tabique nasal, huesos orbitales, mandíbula, pómulo, etc.). Su reducción, tratamiento y reconstrucción cuando es necesario es competencia del cirujano maxilofacial.
  • Edentulismo. La pérdida de varios o todos los dientes puede causar alteraciones de la estructura maxilofacial y, por tanto, de la funcionalidad de la boca. Éstas, a menudo, deben ser corregidas por procedimientos quirúrgicos.
  • Cáncer de cabeza y cuello. El cirujano maxilofacial se ocupa de la cirugía del cáncer de cabeza y cuello (nariz, boca, etc,) para la extirpación del tumor primario.
  • Maloclusiones severas. Frecuentemente, el cirujano maxilofacial trabaja en coordinación con el odontólogo para la corrección de problemas oclusivos que no pueden ser resueltos por la ortodoncia o para facilitar este tratamiento.
        

Pruebas diagnósticas

  • Ortopantomografía. Es una radiografía panorámica de los dos maxilares, que permite disponer de una imagen total de los mismos en una sola placa. Es fundamental, por ejemplo, para analizar la posición de los dientes, definir un tratamiento de ortodoncia o planificar una cirugía ortognática.
  • Radiología general. Las radiografías o el TAC son pruebas esenciales para el diagnóstico de diferentes tipos de lesiones óseas faciales (fracturas, fisuras, maloclusiones, malformaciones, etc.)
  • Resonancia magnética. Suele utilizarse para el diagnóstico de los trastornos de la articulación temporomandibular, ya que es la única manera de visualizar con claridad y en su totalidad el disco articular.
  • Estudio 3D. Se utiliza el escáner de superficie intraoral y el de haz cónico Para obtener una imagen tridimensional de la zona sobre la que hay que actuar, lo que permite una mejor planificación del procedimiento quirúrgico.
  • Biopsias. Las biopsias pueden ser necesarias en lesiones de la mucosa oral para determinar si son benignas u obedece a un proceso tumoral.  
      

Tratamiento

Son muchas las técnicas quirúrgicas realizadas por los cirujanos maxilofaciales, muchas veces en colaboración con odontólogos, otorrinolaringólogos, neurocirujanos y otros especialistas. Pueden ocuparse desde la extracción de una muela del juicio hasta la colocación de implantes dentales, reparación de malformaciones óseas de la cara y otros muchos procedimientos.

No obstante, en términos generales, se pueden clasificar en tres tipos, dependiendo de su finalidad:

  • Cirugía reconstructiva. El objetivo es recuperar la estructura normal de la zona intervenida y, por tanto, devolver a la misma su total funcionalidad. Éste es el caso, por ejemplo, de la restauración protésica de huesos o la reconstrucción del hueso maxilar para que sea posible la colocación de implantes. Se ha llegado incluso a realizar un trasplante total de cara.
  • Cirugía plástica. Es habitual para el tratamiento de malformaciones faciales, pero puede incluir otros procedimientos de cirugía estética, como implantes faciales o tratamientos relacionados con la piel de la cara.
  • Cirugía regenerativa. En este contexto se incluyen los tratamientos con células madre y la regeneración de tejidos mediante ingeniería tisular. 
        

Los Centros Médicos Milenium disponen de especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial que pueden resolver con la máxima eficacia cualquiera de los problemas anteriormente descritos y que colaboran estrechamente con otros especialistas cuando ello es necesario (odontología, otorrinolaringología, etc.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).