Alergología

Alergología en Centros Médicos Milenium

La alergología es la especialidad médica que se ocupa del diagnóstico, prevención y tratamiento de las alergias, que son reacciones del sistema inmunológico ante la presencia de determinadas sustancias, ya sea en el aire, el hogar, los alimentos, los medicamentos o los tejidos, picaduras de insectos y objetos de uso diario. La alergia produce reacciones sistémicas en el organismo, unas leves, como picores, eccemas, conjuntivitis, rinitis, dificultades respiratorias, etc.; y otras más serias, como asma o shock anafiláctico.

Patologías

  • Asma alérgica: La alergia está en el origen de un gran porcentaje de casos del asma infantil, especialmente si la primera crisis se produce en los dos primeros años de vidas y existen antecedente de alergia en la familia.
  • Alergia respiratoria: Se suele manifestar con rinitis, rinoconjuntivitis, dificultades respiratorias leves, etc. Se produce frecuentemente en personas alérgicas al polen, los ácaros, el pelo de gato o perro, etc.
  • Alergia cutánea: La dermatitis (eccema y picor) que se produce por contacto con el alérgeno es el síntoma más habitual. Es frecuente en los casos de alergia a metales, sustancias químicas, determinados tipos de tejidos, etc.
  • Alergia a alimentos: La reacción alérgica se produce al ingerir incluso pequeñas cantidades de un determinado alimento. Éstas pueden ser leves o incluso causar una anafilaxia o shock anafiláctico que puede poner en riesgo la vida del paciente.
  • Alergia a medicamentos: Algunos medicamentos pueden ser alergénicos, por lo que es muy importante identificarlos para evitar tratamientos con los mismos.
  • Alergia a picadura de himenópteros: Las picaduras de abejas y avispas causan varias muertes al año a causa de un shock anafiláctico.


Pruebas diagnósticas

Una persona alérgica puede sufrir síntomas por contacto, inhalación o ingesta de una o varias sustancias alergénicas. Para saberlo es imprescindible realizar las pruebas de sensibilización que existen para ello:

  • Prick test o prueba de sensibilización inmediata: Se utilizan extractos de alérgenos para poner una gota de los mismos en la piel de la parte interior del antebrazo y estudiar si hay una reacción de tipo alérgico y poder medir su intensidad.
  • Prick-Prick: En este caso se utiliza una lanceta para profundizar en la piel el alérgeno que se desea probar. Es muy utilizada para el diagnóstico de la alergia a alimentos.
  • Prueba intradérmica: Se utiliza, por ejemplo, en casos de alergia a himenópteros. Se inyecta el alérgeno en la segunda capa cutánea- Es más sensible que los test cutáneos tipo Prick.
  • Pruebas de provocación: Se suelen realizar en el hospital o en una clínica especializada y generalmente en relación a las alergias a alimentos o medicamentos. Se utiliza el alérgeno para provocar la reacción alérgica.
  • Análisis de sangre: Se realizan para mediar la presencia de determinas sustancia y células que participan en la reacción alérgica.


Tratamientos y técnicas:

Los tratamientos dependerán siempre del alérgeno que causa la reacción alérgica, de la intensidad de la misma y de si se asocia o no a patologías respiratorias como el asma. Hay algunas alergias en las que el mejor tratamiento posible es evitar el contacto con el alérgeno, pero otras necesitan tratamientos más específicos:

  • Evitación: Se trata simplemente de evitar el contacto con el alérgeno (metales, alimentos, medicamentos, látex, agentes químicos, etc.).
  • Vacunas o inmunoterapia: Se utilizan para reducir la hipersensibilidad mostrada ante determinados alérgenos (polen, ácaros, etc.). Consiste en administrar repetidamente los alérgenos a los que se es sensible hasta que el paciente logra tolerarlos o reducir significativamente los síntomas.
  • Antihistamínicos: Estos medicamentos se utilizan para reducir y controlar los síntomas de la alergia (conjuntivitis, rinitis, rinoconjuntivitis, alergia cutánea, etc.).
  • Broncodilatadores: Son fármacos muy utilizados por los pacientes asmáticos cuando tienen una crisis que les impide respirar con normalidad. Su función es la de dilatar los bronquios y, de este modo, facilitar el flujo de aire en los pulmones.
  • Corticoides: Se utilizan en el tratamiento del asma bronquial y en otras patologías de origen alérgico que son muy infrecuentes.
      

Si sufres alguno de los síntomas habituales de una alergia, en los Centros Médicos Milenium de Sanitas puedes consultar con un especialista y realizarte las pruebas necesarias para determinar a qué alérgenos eres hipersensible y cuál es el tratamiento más adecuado para tu tipo de alergia.

¿Hablamos?

Déjanos tus datos y te llamaremos para resolver todas tus dudas o para concertar tu 1ª cita médica gratis.

Consulta la información de privacidad.
Acepta para que te remitamos información sobre productos del Grupo Sanitas (inclusive vía electrónica).