Clínicas Dentales
Para todos, seas o no de Sanitas

Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM)

La articulación temporomandibular es la que une la mandíbula con el lateral de la cabeza y es fundamental en el habla, la masticación, el tragar, etc. Sin embargo, cuando el disco articular no se encuentra en su posición correcta esta articulación no funciona con normalidad y su disfunción afecta a los músculos ligados a ella generando tensión, inflamación e incluso dolor.

Causas de la disfunción temporomandibular

Las causas de una disfunción temporomandibular pueden ser muy variadas:
   

  • Existencia de una maloclusión, es decir, un defecto en la alineación de los dientes.
  • Bruxismo.
  • Traumatismo que resulta en el desplazamiento del disco articular.
  • Estrés.
  • Tensión emocional.
  • Contractura muscular.
  • Tratamientos dentales mal realizados.
      

Síntomas de la disfunción temporomandibular

Aunque algunas personas con disfunción temporomandibular no presentan ningún síntoma, hay una serie de signos que pueden delatar su existencia:
  

  • Chasquidos al abrir la boca.
  • Desgaste de dientes.
  • Tensión muscular en la zona.
  • Dolor de cabeza.
  • Despertar con la mandíbula dolorida.
disfunción articulación temporomandibular

Cuando la disfunción se agrava los síntomas son más apreciables e incluso pueden llegar a ser muy invalidantes, dificultando el habla y la masticación y deglución de alimentos:
  

  • Dolor que irradia desde la mandíbula hacia el oído, el ojo o el cuello.
  • Dolor agudo o crónico.
  • Sensación de rigidez en los músculos que mueven la articulación.
  • Pérdida o dificultad de movimiento de la mandíbula.
  • Cambios en la alineación de los dientes, tanto superiores como inferiores.
  • Chasquidos dolorosos al moverla.
  • Zumbidos o pitidos.
      

La disfunción temporomandibular, por otra parte, puede causar problemas funcionales en los músculos, bruxismo y vétigo o acúfenos, además de pérdida auditiva, sensación de adormecimiento y falta de sensibilidad en la cara, alteraciones de la vista y neuralgia del trigémino.

Tratamiento de la disfunción temporomandilbular

Hay que tener en cuenta que la disfunción temporomandibular, a pesar de que se estima que afecta a aproximadamente al 30% de la población, está generalmente infradiagnosticada, ya que sus síntomas muchas veces se achacan a otras patologías y es necesario realizar una serie de pruebas específicas para su correcto diagnóstico: ortopantomografía, análisis oclusal, resonancia magnética o pruebas neurofisiológicas.

No obstante, el tratamiento dependerá de la causa, ya que en algunos casos basta solucionar el problema de origen para resolver la disfunción y sus síntomas. También puede ser necesaria la utilización de férulas de desprogramación muscular o fisioterapia. Pero, en general, el abordaje terapéutico se centra en el abordaje del dolor, que puede llegar a ser insoportable, especialmente si hay afectación del trigémino. Para ello existe todo un arsenal de fármacos que abarcan analgésicos, relajantes musculares y antiinflamatorios.

Raramente es necesaria la cirugía para tratar una disfunción temporomandibular, pero cabe la posibilidad de tener que realizar una artrocentesis para limpiar la articulación de adherencias y fibras. En ocasiones incluso puede ser necesaria un procedimiento de cirugía abierta e incluso la colocación de una prótesis.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.

Pide tu cita, seas o no asegurado de Sanitas
Cita online