Indicaciones sobre la Gripe A

La gripe por el nuevo virus A/H1N1, que empezó llamándose gripe porcina y "nueva gripe", la produce un nuevo subtipo del virus de la gripe frente al que, precisamente por ser nuevo, no estamos inmunizados y hay muchas personas que estarán en riesgo de contraerlo.En contraste, muchas personas tienen inmunidad frente a los virus de la gripe estacional (la gripe que se presenta fundamentalmente en invierno todos los años), por lo que la población susceptible de infectarse es menor.

El contagio, es como el de la gripe estacional: se transmite de persona a persona, principalmente por el aire, en las gotitas de saliva y secreciones nasales que se expulsan al toser, al hablar o al estornudar.Por tanto el virus se puede transmitir también indirectamente por tocarse lo ojos, la nariz o la boca después de haber tocado las micro gotas o secreciones respiratorias procedentes de una persona infectada que han quedado en las manos. El virus se puede transmitir desde 1 día antes de empezar los síntomas, hasta 7 días después. La máxima capacidad de contagio se produce en los 3 primeros días. Es aconsejable quedarse en casa hasta que desparezcan la fiebre y los síntomas respiratorios.

Los síntomas de la Gripe A son similares a los de cualquier gripe:

  • Fiebre de inicio súbito de más de 38 ºC
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar general: escalofríos, cansancio intenso, falta de apetito.
  • Tos seca continua.
  • Dolor de garganta aumento de la secreción nasal, dolor muscular, ardor de los ojos.

Hasta ahora es un cuadro leve y auto limitado en la mayoría de los casos. El diagnóstico de la gripe A se puede confirmar mediante una muestra de frotis (nariz y garganta) del caso sospecha, confirmándose o no la existencia de virus. Actualmente solo se realiza la prueba de confirmación diagnostica si el paciente esta ingresado en el hospital para su seguimiento porque sean considerados de riesgo o revistan gravedad.

¿Qué se puede hacer para evitar el contagio?

  • Evitar el contagio directo con personas enfermas, no haga visitas innecesarias. Mantenerse a una distancia mayor de 1 metro de cualquier persona que tenga síntomas gripales.
  • Evitar los lugares cerrados con aglomeraciones.
  • Lavarse las manos a menudo, con agua y jabón durante 20 segundos, sobre todo cuando se tosa o estornude. Si no disponemos de agua y jabón utilizar alcohol en gel. El secado de mano se realizará siempre con papel desechable.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca (el virus se mantiene en los objetos contaminados durante horas).
  • Mantener una higiene respiratoria correcta: se debe tapar la nariz y la boca con un pañuelo de papel al toser y/o estornudar y luego tirarlos a una bolsa de plástico. Si no disponemos de pañuelos de papel toser o estornudar en la flexura del codo (no taparse con las manos es la vía más directa y rápida de contagio).
  • No compartir utensilios personales, alimentos cubiertos, vasos, etc.
  • Mantenerse hidratado, beber 2 litros de agua/día.
  • Alimentarse de manera sana, reforzando la alimentación con alimentos inmunoestimulantes (frutas, verduras, cereales integrales, etc.) y con vitamina C pues ayuda a mantener en buenas condiciones nuestro sistema inmunológico.
  • Se debe descansar lo suficiente.
  • Si estás enfermo debes quedarte en casa, no venir a trabajar y se debe limitar el contacto con los demás. Se puede contagiar a los demás desde el día anterior a la aparición de síntomas hasta el día posterior a la desaparición de los mismos.
  • No auto medicarse, consulta / telefonea a tu centro de salud.
  • Evitar el tabaco.

¿Cuándo y por qué se debe usar mascarilla?

Si no está enfermo, NO hace falta que use mascarilla. No hay datos que demuestren que la utilización de mascarilla fuera de los centros sanitarios ofrezca una protección eficaz o reduzcan la transmisión de la gripe, y menos aún en espacios abiertos. Las mascarillas pueden ser de cierta utilidad para las personas que están en contacto con enfermos o para contener las micro gotas que los propios enfermos expulsan al toser o estornudar.

No se recomienda el uso de mascarillas para la población general. Sólo se recomienda usarlas a las personas enfermas mientras están en contacto con otras personas y a las personas que las cuidan. Su utilización puede proporcionar una falsa sensación de seguridad abandonando las medidas higiénicas de protección individual mucho más efectivas. Si estás enfermo y tienes que viajar o estar en contacto con otras personas, cúbrase la boca y la nariz con mascarilla. Es esencial que el uso de la mascarilla sea correcto en todas las situaciones. Su uso incorrecto puede aumentar la probabilidad de que la infección se propague.

Si está enfermo o al cuidado de un enfermo y se ve en la obligación de utilizar mascarilla, llévala bien ajustada y reemplázala en el momento en que esté húmeda o deteriorada, tírala a una bolsa de plástico y lávate bien las manos.Sólo los trabajadores sanitarios con riesgo biológico utilizan EPI (equipos de protección individual) como medidas de protección por el método de barrera, entre los que se encuentran las mascarillas, los guantes, batas y gorros desechables, gafas.

¿Qué debo hacer si sospecho que estoy enfermo?
Cualquier persona que cumpla criterios clínicos debe sospechar que está enfermo:

  • Fiebre de más de 38 ºC.
  • Al menos 2 signos o síntomas de infección respiratoria aguda (tos, rinorrea, dificultad respiratoria, cefalea, dolor de garganta, dolores musculares, malestar general) puede ir acompañado de diarrea y vómitos.
  • Debes telefonear a tu centro de salud.

En España el tratamiento de antivirales esta restringido al Sistema Público de Salud y Hospitales con unos criterios generales establecidos, que pueden ser modificados a criterio médico.

Medidas básicas recomendadas para casos leves de gripe
Se debe permanecer en el domicilio hasta 24 horas después de que desaparezcan los síntomas. En caso de que el paciente tenga contacto estrecho con personas con riesgo más elevado de complicaciones por gripe, se les aconsejará que extremen las medidas para evitar la transmisión del virus a este colectivo:

  • Personas adultas de 65 años o más.
  • Personas de cualquier edad con una condición clínica especial que le predisponga a tener una gripe complicada (enfermedades crónicas o relacionadas con inmunosupresión, embarazadas y menores de 18 años en tratamiento por acido acetil salicílico).

Se deben seguir las medidas de higiene respiratorias básicas:

  • Cubrirse la boca y nariz al toser y estornudar con un pañuelo desechable.
  • Usar pañuelos de papel para contener las secreciones y tirarlas después a la basura.
  • Lavarse las manos con agua y jabón normal o higiene de manos con solución alcohólica. El uso de solución alcohólica durante más de 20 segundos. El secado de manos siempre con papel desechable.
  • Utilizar pañuelos y toallitas de papel y papeleras que puedan abrirse sin tocarse para eliminar los pañuelos o toallitas.
  • Cuando alguna zona de la piel haya sido contaminada con sangre, fluidos corporales o excreciones, debe lavarse lo antes posible, de forma suave pero minuciosamente, con jabón y agua.
  • Limitar el número de salidas de la habitación al paciente, salvo para realizar aseo personal, uso del cuarto de baño, etc.
  • Usar toallas diferentes al resto de los convivientes. Es recomendable cambiar todas las toallas al menos una vez al día.
  • Si el paciente necesita salir de la habitación, deberá llevar una mascarilla quirúrgica bien ajustada que podrá reutilizar siempre que esta no este húmeda, sucia o dañada.
  • El paciente debe beber abundantes líquidos (más de 2 litros/día), es aconsejable incrementar el aporte de vitamina C mediante ingesta de zumos, evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • En caso de que se empeore el estado de salud contactar con tu médico del centro de salud.

Medidas para cuidadores y convivientes con la persona enferma

  • Es recomendable que haya una sola persona encargada de cuidar a la persona enferma y que esta utilice mascarilla quirúrgica al entrar en la habitación del enfermo (llévela bien ajustada y reemplácela en el momento en que esté húmeda o deteriorada, tírela a na bolsa de plástico).
  • No es recomendable que las embarazadas sean cuidadoras.
  • Todas las personas que convivan en el domicilio deberán lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente, y siempre antes y después de haber estado en contacto con el enfermo.
  • Se debe vigilar la aparición de síntomas, especialmente la fiebre y tos. En caso de que estos aparezcan contactar con su centro de salud.
  • El material desechable utilizado por la persona enferma (pañuelos de papel, mascarilla, etc.) se eliminaran como el resto de residuos del domicilio. Lavarse las manos después de tocar la bolsa y el material a desechar.
  • La ropa empleada por el paciente y los utensilios de comida no necesitan ser lavados separadamente, pero la limpieza debe ser apropiada (agua caliente (lavadora) y lavavajillas)
  • La ropa no debe ser sacudida antes de lavarla y se debe lavar con detergente habitual.
  • Es importante la limpieza de superficie del entorno de la persona enferma (dormitorio especialmente) y de los objetos que pueda necesitar durante su cuidado. Para estos se hará servir paños exclusivos que una vez lavados convenientemente puedan volver a utilizarse.
  • Para la limpieza pueden utilizarse los mismos productos que habitualmente se hacen servir en el domicilio.
  • Limitar el número de salidas de la habitación al paciente, salvo para realizar aseo personal, uso del cuarto de baño, etc. Si el paciente necesita salir de la habitación, deberá llevar una mascarilla quirúrgica bien ajustada que podrá reutilizar siempre que esta no este húmeda, sucia o dañada.
  • Usar toallas diferentes al resto de los convivientes. Es recomendable cambiar todas las toallas al menos una vez al día.
  • Recordar a la persona enferma que cubra su boca cuando tosa o la nariz cuando estornude con un pañuelo desechable. Si no tiene pañuelo desechable utilizará, el antebrazo para cubrir la boca y la nariz.

Como lavarse las manos

Como lavarse las manos

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.