Preguntas más frecuentes sobre el glaucoma II

¿Tengo que dejar de ponerme las gotas si tengo algún efecto secundario?

Si cree que se está produciendo algún efecto secundario deberá consultar lo antes posible con su oftalmólogo, sin dejar de utilizar el colirio en ningún caso, ya que ello podría suponer un mayor daño para el nervio óptico y sufrirá un deterioro de la visión.

¿Porqué debo ir a la consulta del oftalmólogo de forma regular?

Porque en las consultas de seguimiento se hacen las pruebas necesarias para comprobar que el glaucoma está estabilizado y, por tanto, que el tratamiento está funcionando correctamente. En caso de detectarse la menor alteración el oftalmólogo deberá modificar el tratamiento o evaluar la posibilidad de recurrir a una intervención quirúrgica.

¿Puede ser el  tratamiento farmacológico del glaucoma contraindicado con otros medicamentos que se estén tomando para otras enfermedades?

Es importante que el oftalmólogo esté bien informado de todos los medicamentos que un paciente con glaucoma esté tomando para tratar otras enfermedades. Alguno de ellos, como es el caso de la cortisona, puede alterar la presión intraocular si se toma de forma prolongada. Otros podrían interaccionar con los colirios para tratar el glaucoma y restarles eficacia. Asimismo, deberá informarse al médico de familia sobre el tratamiento que se está siguiendo para controlar el glaucoma, con el fin de que lo tenga en cuenta a la hora de prescribir fármacos para otras enfermedades.

glaucoma preguntas frecuentes

¿Se puede prevenir la ceguera por glaucoma?

La única forma de hacerlo es mediante la detección precoz, con el de que el tratamiento se inicie lo antes posible. Cuanto menor sea el daño sufrido por el nervio óptico en el momento del diagnóstico, mayores serán las probabilidades de evitar que el glaucoma conduzca a la ceguera. Para ello es esencial realizarse los controles periódicos de la presión intraocular a partir de los 40-45 años.

¿Qué hacer si se tiene un familiar con glaucoma?

Si uno de los padres o un hermano tiene glaucoma ello no supone necesariamente que se vaya a sufrir. Lo que sí es cierto es que el riesgo es mayor que en la población normal y crece en función del número de familiares afectados. En estos casos lo importante es anticipar y multiplicar las revisiones anuales, en las que, además de medir la presión intraocular, se pueda realizar una exploración en profundidad del ojo y en concreto del nervio óptico. Esto permitirá, llegado el caso, obtener un diagnóstico muy precoz  y controlar el avance de la enfermedad cuando ésta se encuentra en fases iniciales, lo que favorecerá la prevención de la ceguera por esta causa.

   
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.