Consejos para cuidar tus pies en verano

El cuidado de los pies en verano adquiere una gran importancia si se quieren evitar todos los problemas que pueden surgir a causa del calor, ir descalzados en determinados lugares públicos, utilizar un calzado inadecuado, sudoración excesiva de los pies y en especial una higiene deficiente.

Para mantener los pies sanos durante el periodo estival conviene seguir las siguientes recomendaciones:
  

  • Higiene de los pies: es el aspecto más importante del cuidado de los pies. Después de cada ducha hay que secarlos perfectamente con la toalla, poniendo especial atención a los espacios entre los dedos y el pliegue que se forma en la unión de estos en la planta. También conviene hidratar la planta de los pies con una crema indicada para ello.
  • Sudor: después de lavar y secar adecuadamente los pies, puede utilizarse un antitranspirante (no un desodorante), o productos secantes (talco o antifúngicos si se desea prevenir una posible infección). Un sudor excesivo puede hacer que se agriete la piel entre los dedos.
  • No compartir toallas ni calzado: hacerlo supone un riesgo frente a las infecciones fúngicas.
  • No caminar descalzo en superficies calientes: evapora el sudor de los pies y seca la piel, generando la aparición de durezas. Conviene hidratar los pies todos los días con cremas especiales para ello, preferiblemente por la noche.
cuidados de los pies en verano

Calzado:

  • Para evitar infecciones por hongos y papilomavirus: en la piscina, la playa, las duchas, baños públicos, saunas, gimnasios y otros lugares húmedos o en los que haya agua en el suelo, utilizar siempre chancletas de goma para evitar el contacto directo de los pies con el suelo. En los hoteles también, tanto en la ducha como en la habitación, especialmente si hay moqueta en el suelo. En el resto de las situaciones el calzado debe facilitar la transpiración y ser de materiales naturales para evitar que suden y se recalienten los pies, lo que favorece la proliferación de hongos. Mejor si se utilizan calcetines ligeros de algodón. Cambiar de calzado y calcetines todos los días.
     
  • Deportivas: se pueden utilizar de vez en cuando, especialmente cuando se practica algún deporte o se prevé realizar largos paseos, pero no deben utilizarse a todas horas y todos los días. Los pies se resentirán antes o después.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.