Artrosis de rodilla


La artrosis también conocida como osteoartritis es una enfermedad degenerativa que afecta a las articulaciones: muñeca, codos, caderas, codos, etc. La artrosis es una enfermedad que consiste en el desgaste del cartílago que cubre el hueso de la articulación. Cuando esta se produce en la rodilla es el cartílago del fémur, tibia o rótula el que se deteriora, produciendo un fuerte dolor con el rozamiento de los huesos.  

Causas de la artrosis de rodilla

La rodilla es una articulación que sufre un gran impacto, de hecho, es una articulación que soporta gran parte del peso del cuerpo al caminar, correr, bajar y subir escaleras, saltar, etc. Por este motivo, con frecuencia aparece artrosis en la rodilla. Sin embargo, no se conoce con exactitud porqué unas personas desarrollan la enfermedad y otras no.  

Es cierto, que se tienen identificados unos factores de riesgos como:  

  • Factores genéticos: la probabilidad de desarrollar esta dolencia es mayor si se tienen antecedentes familiares.
  • Sexo: aunque no se conoce la causa la artrosis es más frecuente en mujeres que en hombres.
  • Edad: esta enfermedad comienza a desarrollarse a partir de los 50 años, aunque su desarrollo es de forma lenta. Si aparece en personas más jóvenes suele estar relacionado con algún tipo de lesión previa como rotura de menisco, fractura, etc, que favorece su desarrollo.
  • Obesidad: la rodilla soporta el peso del cuerpo, a mayor peso mayor desgaste del cartílago.
  • Practicar deporte: existen deportes que producen un gran impacto en la zona de la rodilla como son: fútbol, baloncesto, tenis, paddle, correr, atletismo, etc. Independientemente si se practica de manera profesional o no. La presión constante sobre la articulación aumenta el desgaste sobre la rodilla.
     

artrosis de rodilla

Síntomas de la artrosis de rodilla

El síntoma principal de esta enfermedad es el dolor. Este puede aparecer al practicar de manera intensa una actividad o después de un largo período de inactividad. Al principio el dolor no es fuerte y cuesta mover un poco la articulación, pero enseguida desaparece y mejora con pequeños descansos o con el movimiento lento y progresivo, respectivamente. Aunque puede reaparecer si se realiza de nuevo una actividad intensa. También en sus inicios la articulación puede causar un chasquido al doblar la rodilla.  

El cartílago se va desgatando poco a poco con el movimiento de los huesos. El roce continuo va inflamando el tejido que queda recubriendo los huesos -sinovio-, con el movimiento empeora y con el reposo se calma. Aunque no usar la articulación puede provocar el debilitamiento de la rodilla. Según se va perdiendo más cartílago el hueso queda más expuesto al roce y a daños externos.  

Cuando la enfermedad avanza, aumenta el dolor y aparece inflamación de la rodilla, rigidez y pérdida de la función. Finalmente, las articulaciones se deforman, pudiendo llegar a producir un arqueamiento de las piernas.   Si las rodillas ya están muy afectadas, caminar, mantener la postura o la coordinación puede ser complicado sin ayuda.  

Tratamiento de la artrosis de rodilla

La artritis, en general, es una enfermedad progresiva, es decir, con el tiempo empeora y su recuperación se complica. Cuando antes se inicie el tratamiento, mejor será su pronóstico. El tratamiento se adaptará en función del grado de avance de la enfermedad. Básicamente el tratamiento se fundamenta en estos tres pilares:  

  • Cambios de estilo de vida:
    • Si él o la paciente tiene sobrepeso, lo primero que deberá tener en cuenta es que deberá reducir su peso corporal para que la rodilla no sufra.
    • Se deberá disminuir o abandonar, en función del grado de la enfermedad, la práctica de deportes de impacto sustituyéndolo por otros deportes como: natación, yoga, pilates, caminar, etc.
    • Para fortalecer los músculos de la rodilla es aconsejable acudir a un fisioterapeuta para que aprender qué tipos de ejercicios son los más aconsejables.
    • También es posible el uso de férulas que descarguen el peso sobre la zona.
  • Medicación: el arsenal terapéutico que puede ser prescrito son, básicamente, analgésicos, antinflamatorios, suplementos alimenticios, inyecciones de esteroides o de ácido hialurónico.
  • Cirugía: este tratamiento se reserva para pacientes que tienen un desarrollo significativo de la enfermedad y esta afecta a su calidad de vida y compromete su movilidad notablemente.
     

Las técnicas utilizadas son:

  • Osteotomía: procedimiento con el que se eliminan las deformidades de los huesos y los vuelve a alinear consiguiendo que la presión sobre la articulación disminuya.
  • Colocación de prótesis: cuando el desgaste es muy avanzado se puede reemplazar la articulación dañada por una prótesis artificial.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.