Artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla se produce por un desgaste del cartílago que recubre los huesos que forman parte de la articulación (fémur, tibia y rótula), de tal modo que éstos pierden la protección natural y rozan entre sí, produciendo un fuerte dolor. De hecho, la rodilla es una de las articulaciones en las que con mayor frecuencia se produce este tipo de trastorno, ya que es sobre la que se apoya todo el peso del cuerpo al caminar, correr, bajar y subir escaleras o saltar.

Causas de la artrosis de rodilla

La artrosis de rodilla es más frecuente en la mujer que en el hombre, sin que exista una causa conocida para esta diferencia. Lo habitual es que comience a desarrollarse a partir de los 50 años de edad, ya que el envejecimiento lleva consigo un endurecimiento y desgate del cartílago que recubre los huesos en el interior de la articulación. Pero también puede producirse en personas más jóvenes que han sufrido algún tipo de lesión que favorezca su aparición (rotura de menisco, fracturas, etc.)

También la obesidad es un factor de riesgo asociado, ya que debe soportar una mayor carga y ello acelera el desgaste del cartílago. Hay que destacar también que la práctica de deportes de impacto (fútbol, correr, baloncesto, etc.), sea de competición o no e independientemente de que se hayan producido o no lesiones de rodilla, acaba por alterar la congruencia de la articulación y favorece el desarrollo de la artrosis.

artrosis de rodilla

Síntomas de la artrosis de rodilla

El dolor constituye el principal síntoma de la artrosis de rodilla. Al principio es muy leve y se produce únicamente cuando se realiza una actividad física intensa, desapareciendo al descansar la articulación. Sin embargo, conforme avanza la enfermedad, el dolor se produce cuando se empieza a caminar y mejora al cabo de un rato de andar.

Otro síntoma característico cuando la enfermedad ya está establecida es la sensación de rigidez que se produce al intentar flexionar la articulación después de haber pasado un tiempo en reposo. Asimismo, es frecuente que en ocasiones se sienta un chasquido que se produce al intentar doblarla.

En los casos más avanzado el dolor se siente incluso en estado de reposo y se agudiza al caminar, pudiendo incluso llegar a producirse un derrame, lo que ocasiona la inflamación de la rodilla. Además, se llega a reducir la capacidad de movimiento de la articulación y alterar la alineación de los huesos, ocasionando el arqueamiento de la pierna.

Tratamiento de la artrosis de rodilla

Las opciones de tratamiento son diferentes en función del grado de avance de la artrosis y la medida en que incapacita al paciente. En los casos más leves, además del uso de antiinflamatorios y la fisioterapia para fortalecer los músculos que se insertan en la articulación para que amortigüen con mayor eficacia los efectos del impacto que ocasiona el movimiento, cabe la posibilidad de inyectar ácido hialurónico para que actúe como lubricante.

La cirugía correctora puede estar indicada en pacientes jóvenes con alteraciones del eje mecánico de la rodilla o a los que se ha practicado una ostetomía con el fin de desplazar el efecto de carga del lugar donde se ha producido una lesión. Sin embargo, la cirugía es un tratamiento especialmente relevante en aquellas personas en las que la severidad de la artrosis ha afectado de forma significativa a su calidad de vida, comprometiendo su movilidad. En tales casos, la prótesis de rodilla resolverá sus problemas de forma definitiva y mejorará su capacidad de movimiento notablemente.

   
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.