Artroscopia de rodilla

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que se practica para la reparación de lesiones que se han producido en las articulaciones, mediante la realización de dos o tres pequeños cortes en la piel, a través de los cuales se introducen una cámara para obtener una visión directa del campo de intervención y el instrumental quirúrgico necesario.

Al inicio se insufla al interior de  la rodilla una solución salina con el fin de dar volumen a la misma y facilitar así la manipulación con los instrumentos que se utilizan hasta finalizar la intervención, momento en que se retira todo el líquido. Se puede llevar a cabo mediante anestesia local, raquídea o total, dependiendo del tipo de intervención y de las características de cada paciente.

artroscopia

  • Rotura de menisco.
  • Rotura de ligamentos cruzados, tanto el anterior como el posterior.
  • Rotura de la membrana sinovial.
  • Desplazamiento de la rótula.
  • Ciertas fracturas óseas.
  • Quiste de Baker.
  • Extracción de pequeños trozos de un cartílago roto.
artroscopia de rodilla

En la mayoría de los casos este tipo de cirugía es ambulatoria y no suele requerir más de 24-48 horas de hospitalización. Además de los riesgos propios de la anestesia y los propios de cualquier intervención quirúrgica (infección y sangrado de la herida), la artroscopia de rodilla tiene otros que le son propios, como es la posibilidad de que resulte dañada alguna parte de la articulación (cartílago, meniscos o ligamentos), que se forme un coágulo de sangre en el interior de la misma, que se rompa un caso sanguíneo o que después de haberla realizado se produzca la rigidez de la rodilla.

Tras la artroscopia se coloca al paciente un vendaje compresivo en la rodilla y es posible que se le recomienda utilizar muletas durante los primeros días, o más tiempo si la lesión a sido grave y ha sido necesario reconstruir alguna parte de la rodilla. En los procedimientos más simples se suele recomendar la aplicación de frío sobre la articulación y la movilización temprana mediante una serie de ejercicios que se indican al paciente antes de salir del hospital.

El tiempo de recuperación total dependerá del tipo de lesión y de la gravedad de la misma, desde apenas unos días o varias semanas e incluso meses. La fisioterapia y la electroestimulación forman parte del proceso de rehabilitación.

   
  

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.