Chupetes, ¿de látex o de silicona?

Es la eterna duda a la hora de elegir los chupetes para el bebé: ¿de látex o de silicona?, aunque no todos los criterios que se deben valorar a la hora de elegir el más apropiado se centran en el material con que está hecha la tetina. Por ejemplo, los chupetes de látex de una sola pieza (tetina y aro) pueden ser muy útiles para utilizarlos mientras duerme, pues evita que el niño se pueda clavar los bordes de aquéllos que tienen el aro duro (plástico). También la forma de la tetina, si es la tradicional o la anatómica, que se adapta a la forma del paladar. Otro aspecto importante es la longitud de la cadena, que no debe superar los 22 centímetros, para evitar que se le pueda enredar en torno al cuello y pueda ahogarle. También que el aro sea de una sola pieza y que su tamaño sea suficiente para que no se lo pueda tragar.

Todas ellas son cuestiones importantes en relación a la seguridad del chupete. Pero cuáles son las diferencias entre los dos materiales posibles con que se confecciona la tetina?:

Chupetes, ¿de látex o de silicona?

  • Látex. Este material es de origen natural, pues está fabricado a partir del caucho. Es duradero, a pesar de que se desgasta con cierta rapidez y que su color marrón característico se oscurece con el uso, adquiriendo una apariencia sugerente de que está sucio. Y además retienen los olores Por todo ello necesitan ser lavados con asiduidad y reemplazarlos antes. Resisten mejor los mordiscos y los tirones cuando empiezan a salir los dientes.  También se adaptan muy bien al paladar. Su gran inconveniente: que el niño pueda tener una alergia al látex.
  • Silicona. Es un material sintético, algo más duro y menos elástico que el látex, y de color transparente. No absorbe olores, aunque sí puede adquirir el color de los colorantes que contienen los alimentos. Su mayor dureza los hace menos resistentes a los tirones y los mordiscos. Sin embargo, son más duraderos, aguantan mejor las temperaturas elevadas (importante para su esterilización) y suelen ser mejor aceptados por los bebés lactantes.

Pero, ¿cuál es mejor? La respuesta es salomónica: los dos, aunque depende de la edad del bebé. Los especialistas recomiendan que que en los primeros meses se opte por el chupete de silicona, mientras que en el momento en que empiezan a salir los primeros dientes el de látex puede ser la mejor opción. Pero la elección será siempre la del bebé. Mejor tener de ambos tipos y alternarlos, pues ello facilitará  que el niño se aficione a uno concreto y sólo quiera ése, lo que será un problema cuando el deterioro del chupete exija su cambio.

Por último, lo más importante. Sea de látex o de silicona, el chupete hay que lavarlo con mucha frecuencia, especialmente durante los primeros meses, que se recomienda hervirlos en agua. Luego, cuando el niño haya crecido, bastará con lavados con agua y jabón.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.