¿Son compatibles los rellenos faciales con el botox?

La toxina botulínica, popularmente conocida como botox a pesar de tratarse de una denominación comercial tiene su principal aplicación estética en el tratamiento de las denominadas arrugas de expresión, especialmente del tercio superior de la cara, como son las del entrecejo, la frente y las llamadas patas de gallo.

Sin embargo, hay que comprender que este tratamiento no está dirigido a planchar las arrugas, ni tan siquiera a rellenarlas. Su objetivo, por el contrario, es modificar el gesto que las origina, teniendo en cuenta que cuando se inyecta la toxina botulínica para relajar un músculo y evitar la acción que genera la arruga de expresión se potencia la acción de los músculos antagonistas.

Esta, de hecho es la razón principal por la que este tipo de tratamientos deben ser realizados por dermatólogos o expertos en estética debidamente cualificados, ya que se requiere un exhaustivo conocimiento de la anatomía facial, tanto en lo que se refiere a la ubicación exacta del músculo sobre el que debe inyectarse el botox, como de la función que éste realiza y cómo su relajación va afectar a los músculos adyacentes.

Ello es fundamental para que el resultado final mantenga un correcto equilibrio y evitar que al modificar el gesto que produce la arruga quede otro que resulte desagradable e incluso más antiestético que el anterior (por ejemplo, un gesto congelado o un párpado caído).

Los efectos del tratamiento, dependiendo de las zonas en las que se haya aplicado, varían entre los cuatro y los ocho meses. Pero si el tratamiento se repite a lo largo del tiempo se puede llegar a conseguir que la modificación del gesto sea duradera. Por eso la recomendación de inyección está entre dos y tres veces al año.

compatibles rellenos faciales y botox

Arrugas profundas

Sin embargo, no siempre es suficiente el tratamiento con la toxina botulínica para eliminar las arrugas de expresión, especialmente cuando éstas son muy profundas. En tales casos es necesario complementarlo con un tratamiento de relleno con ácido hialurónico, el único que en la actualidad ha demostrado su eficacia en este sentido, más allá de proporcionar volumen a la piel de la zona donde está la arruga. De hecho, estudios publicados en revistas científicas internacionales demuestran que cuando esta sustancia se aplica mediante inyección intradérmica estimula y activa los fibroblastos y de colágeno incluso en personas de edad avanzada.

Riesgos de los rellenos

En general, los tratamientos de relleno con ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica no conllevan efectos adversos asociados de consideración. Pero existen excepciones importantes, como es el caso de las personas asmáticas o aquéllas que sufren una urticaria crónica que no responde a los tratamientos habituales y que están siendo tratadas con un medicamento llamado omalizumab. Estas personas pueden desarrollas lo que se conoce como granulomas de cuerpo extraño, que tienen la apariencia de un quiste que a veces puede tener una coloración oscura.

CONDICIONES DE USO DEL SERVICIO

La información facilitada por este medio no puede, en modo alguno, sustituir a un servicio de atención médica directa, así como tampoco debe utilizarse con el fin de establecer un diagnóstico, o elegir un tratamiento en casos particulares.

En este servicio no se hará ninguna recomendación, explícita o implícita, sobre fármacos, técnicas, productos, etc... que se citarán únicamente con finalidad informativa.

La utilización de este servicio se lleva a cabo bajo la exclusiva responsabilidad de los usuarios.